Opinión / ENERO 12 DE 2021

Las emociones tristes

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Mauricio García Villegas —intelectual y escritor caldense, con formación superior en Lovaina y la Sorbona de París— entrega a los lectores un libro de notable factura, muy bien escrito, en el cual se demuestra con solvencia, refinada cultura y vasto conocimiento, que las emociones determinan la conducta humana1; bien lo dice el editor: “Este libro empieza con los hallazgos de la llamada revolución cognitiva para explicar el peso que tienen las emociones en la naturaleza humana y termina con una discusión sobre el mal, la polarización política y con una defensa ética de la tolerancia y otras emociones plácidas”.

Gran escritor, lector apasionado y estudiante de todas las horas, García publica un trabajo meticuloso, serio, bien documentado y bien escrito: una visión aguda e inteligente de los seres vivos, del ser humano, de la política, de la sociedad y el análisis de pensadores trascendentales de todos los tiempos, con no pocos de nuestros propios intelectuales de valía como Jaime Jaramillo Uribe, Jorge Orlando Melo, Héctor Abad Faciolince, muchos más, bien sintonizados con teóricos diversos del mundo entero: “Son, además, líderes morales, que fueron capaces de poner sus ideas por encima de sus intereses, sus afinidades ideológicas y las tendencias dominantes. Estaban en el polo opuesto del conformismo: nunca adaptaron su visión de los hechos al pensar de la mayoría. Los tres —Germain Tillion, Nelson Mandela y Héctor Abad Gómez—, hacen parte de una larguísima tradición filosófica que, para no ir más lejos, viene de Erasmo, Spinosa, Montaigne, pasando por Tocqueville, Leon Blum, George Orwell, Raymond Aron y Albert Camus. Todos tiene algo en común: pasaron a la historia no tanto por lo que dijeron, sino por lo que no se callaron” —pág236—.

Un ensayo de inmenso valor teórico, con una bibliografía valiosa y bien trabajada, que no descuida sus lares familiares, y la tierra chica que es su patria afectiva, la señorial ciudad de Manizales.

Al recomendar el valioso ensayo de García Villegas, es menester señalar el juicioso estilo organizativo, la concatenación de sus propuestas teóricas que no se quedan en una simple imprecación, con unas palabras ajustadas a la necesidad de la hora: “Tal vez necesitamos un país en donde el mal sea menos un asunto de ideologías y más un asunto de humanidad; menos un asunto de política y más un asunto de civilización” —pág 208—.

Tiempo crítico

El 6 de enero 2021 será inolvidable para la historia y la democracia, los sucesos del capitolio en Washington DC, serán una huella imborrable en los anales de la historia de Estados Unidos. Rogamos por la ascensión pacífica de Biden.

1 García Villegas, Mauricio. 2020. El país de las emociones tristes. Planeta. Ariel. 326 páginas.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net