Opinión / SEPTIEMBRE 27 DE 2021

Las empresarias

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Quienes forjan empresa tienen mérito social y generan bienestar en el corazón de las comunidades. Son personas con espíritu pionero, que les anima a trabajar, primero en la concepción de una idea de negocio viable, luego en la estructuración del proceso de implementación de la misma y, finalmente, en el desarrollo del negocio, en cada una de sus etapas. Como quien asiste a la vida de un nuevo ser —en todo el sentido de la palabra, un hijo—, percibiendo con emoción sus avances.

Los empresarios dinamizan la sociedad, propician las actividades que permiten el despliegue del talento y activan espirales de generación de riqueza, la cual es esencial para la satisfacción de necesidades humanas y familiares.

Con su trabajo contribuyen al sistema de seguridad social y alimentan el presupuesto público por medio de los impuestos, lo que permite generar las obras del desarrollo e ir creando progreso social en diversos frentes. Cada empresario, por su determinación y constancia, debe ser visto como héroe. En los momentos de crisis no se rinden, al contrario, toman los problemas como desafíos que los convocan a dar lo mejor de sí y persistir en su empeño por consolidar una unidad económica próspera.

Dentro de este grupo de seres maravillosos, decididos, pujantes y persistentes, se destacan las mujeres, que en algunos casos son además madres y líderes de sus hogares. Su enfoque y constancia, las llevan a desenvolverse con excelencia en múltiples áreas: Responden por el orden en sus hogares, educan a sus hijos con esmero y consolidan empresas que tienen como característica particular, llevar impresa en su ADN una identidad de servicio, calidez, búsqueda de satisfacción continua de los clientes y excelencia en su quehacer.

Muchos dones personales, más marcados en el carácter femenino, hacen que las empresas fundadas y lideradas por mujeres, cuenten con condiciones particulares: ponen en ellas el cuidado y amor que entregan a su familia, logrando excelentes resultados. 

Cuando se crea una nueva empresa deberíamos celebrarlo, cada que una persona toma el riesgo de invertir su patrimonio para dar vida a un negocio y generar ingresos económicos para sí y quizás oportunidades de empleo para otros, deberíamos aplaudir, porque crear empresa es la solución a gran cantidad de problemas sociales y porque son ellas, la vida de los colectivos humanos.

Debemos honrar a nuestros empresarios —en especial a ellas, las madres de familia y de negocios también—, hemos de admirar su tesón y fortaleza, darles reconocimiento y respaldo, evidenciar sus logros y sentirnos agradecidos por su labor, pues gracias a quienes emprenden y se mantienen firmes a esta causa, la economía fluye y se crean círculos de bienestar. Necesitamos muchas empresas sólidas, que ofrezcan productos innovadores, creen valor, abran nuevos mercados, generen empleo y contribuyan para fortalecer la economía local y crear nuevos horizontes de progreso compartido. 

(Dedicado a Martha Cecilia Díaz Álvarez, madre y empresaria, su empresa: Galery SPA cumple diez años de existencia)


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net