Opinión / NOVIEMBRE 24 DE 2020

Luz en el horizonte

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La recuperación económica mundial marcha a pasos lentos, con una visión futura menos promisoria, una afirmación reciente del FMI, que se explica por los rebrotes y la permanencia de la pandemia, que no afloja en la mayoría de los países; reactivación que es imperiosa para comenzar a recuperar la producción y el crecimiento. La realidad nos sorprende con una Navidad inédita, prácticamente supeditada a la celebración hogareña —intimidad que sigue siendo un hecho positivo que invita a la unión y el recogimiento— en detrimento, desde luego, del estado fiscal de los países que después de la primera ola esperaban un repunte de la economía;  limitada por la aparición de los rebrotes que ha llevado, por ejemplo, a París a cerrar sus restaurantes —algo francamente inusual— como respuesta de los contagios en las vacaciones de verano.

El anuncio de las vacunas genera esperanza en la población mundial pero su afinamiento y puesta en marcha, exige varios meses, casi todo 2021 —una vez esté lista para su aplicación—, el operativo intenso y delicado que debe ponerse en marcha por parte del gobierno, para llegar por etapas a todos los habitantes. En plata blanca es imperioso mantener incólume el autocuidado que viene funcionando, no bajar la guardia en ningún momento, convivir con el tapabocas y el cuidado personal por un largo período de tiempo.

Es la regla de oro para continuar con persistencia en la reactivación económica en todos los frentes, para poder atender las necesidades de la población, favoreciendo el mercado interno y la producción nacional. En este punto es necesario señalar que resulta francamente inaudito que el gobierno permita importar papa, mientras los campesinos tienen que regalarla o vender a un precio irrisorio, o en los peajes como ocurrió con la reciente cosecha.

Es claro que el actual invierno ha llegado con dureza y golpea las cosechas y tumba la flor del café, genera estropicios en muchos lugares y el huracán Iota devastó en un alto porcentaje a las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina —hecho que hemos lamentado con dolor— para añadir una situación difícil a las ya existentes en el suelo de la patria. Como dicen las señoras no salimos de una —incluyendo nuestro seleccionado de fútbol—, la historia ha demostrado que somos un pueblo corajudo y echado para adelante, con una hermosa vocación de resiliencia, que debemos poner en práctica, para superar situaciones dramáticas y difíciles. Colombia exhibe una vocación de lucha y de pundonor, las dificultades de la hora, no serán la excepción.

***

Octavio Giraldo Ramírez.

Ilustre ingeniero y ciudadano sin tacha, su fallecimiento en fecha reciente, enluta a su familia, a sus amigos y a la Lonja de Propiedad Raíz del Quindío, de la cual fue miembro distinguido. A su familia le enviamos, con dolor, nuestra voz de pesar y el sentimiento personal de la partida de un gran señor. Paz en su tumba.
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net