Opinión / NOVIEMBRE 25 DE 2021

¿Más productividad, para quién?

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Ese juego o burla de cada año al aumento del S.M.L.V., solo sirve para acumular la pérdida de poder adquisitivo e imposibilidad de recuperar algo por el abandono de gobiernos y el Congreso.   

Repetir lo mismo no conduce a nada. Obliga el cuidado con el aumento de salarios del 2022, deben replantear a qué trabajadores se les dará el fingido índice de productividad. Sin conocerse el porcentaje, o un análisis real de su variación, es un regalo político para calmar los ánimos, o como dicen otros, la cifra de productividad para el aumento salarial no se mide sino que se asume.

Cómo fijar un aumento justo, cuando hay millones de trabajadores sin empleo y familias que no logran tres comidas al día sino dos o una. Tanta pobreza y miseria rodeada de miles de funcionarios públicos llenos de privilegios y beneficios extras y atenidos que, en vez de producir, generan gastos, cuando en medio de ellos están los que no comen ni siquiera algo.

El 2021 será recordado por las movilizaciones, bloqueos, heridas abiertas, y roces por el paro. La angustia sigue viva. La reforma tributaria retirada fue un triunfo popular y, en campaña electoral, obliga mirar a futuro para no repetir iguales errores y analizar que la crisis mundial está afectando al país y a partir del 2022 serán mayores los costos en insumos, materias primas, fletes y otros servicios, requeridos por el sector productivo, que hará más duro y crítico el costo de vida. 

Una oportunidad valiosa, que por la crisis del mundo, los aumentos salariales (incluidos pensionados), y no tener en cuenta el IPC para ningún aumento, ampliará más esas desigualdades, la crisis y la miseria social, afectando en forma directa al sector productivo y el país en general.

Con las alzas que vienen y el regalo de productividad, no es justo aislar de este a miles de trabajadores. Resulta oportuno prever aumentos similares, limitando trabajadores con grandes beneficios extras, pagados con dineros públicos o con base a la escala salarial, porcentajes menores, sugerido hace 8 días, o como usar el IPC, sin porcentaje de productividad a empleados o funcionarios del Estado, que compensarán la menor alza con sus primas y los privilegios que tienen.

Con aprobar ajustes a la ley de garantías para que gane el país, y aprobar los aumentos a salarios en forma similar sin el uso del IPC para el 2022, ganarán millones de colombianos, porque son recursos fugaces para usarlos en la campaña donde quizás unos, de seguro, se perderán. Dios quiera piensen en los millones de hogares, porque, de aprobar aumentos sin excluir a los más necesitados, son ellos los que generarán la demanda agregada que impulsará al país y no los recursos usados por la ley de garantías ni mucho menos los atenidos.

Qué vergüenza esos congresistas, aspirantes nuevos y candidatos a la presidencia, que guardan silencio, no tocan el aumento al S.M.L.V., les da miedo, como si el aportar ideas les afectará la campaña; están, como para no votar por ellos.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net