l
Opinión / JULIO 25 DE 2021

Mente y emociones

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Una de las mayores preocupaciones del impacto de esta pandemia es lo que toca a la salud mental. Se habla mucho sobre este tema pero a la hora de la verdad no contamos con recursos que estén a la mano para sortear los efectos generados por esta crisis mundial. 

La buena noticia es que sí existen muchas estrategias efectivas para gestionar las emociones, los pensamientos y las actitudes que genera estar expuesto por un tiempo prolongado a una situación de adversidad y riesgo como la que enfrentamos. Ponerlas en práctica exige un esfuerzo sostenido, una decisión de la voluntad y salir muchas veces de la zona de confort de lo conocido para avanzar en tener mayor bienestar .

Les comparto algunas sugerencias tomadas de mi experiencia de trabajo durante este último año.

1.Aceptar la situación. Es un sentir generalizado desear que esta pandemia no estuviera sucediendo y mantener la esperanza de que las cosas vuelvan a la normalidad. Pero asumir con apertura que esta coyuntura hace parte del tiempo que nos tocó vivir es la mejor opción. 

2.Tener una actitud realista frente lo que está pasando. No se trata de negar o minimizar la situación, sino de entenderla y darle la justa importancia. La clave está en comprender que es un tiempo que implica cambios y exige ajustes, adaptaciones y tal vez una dosis de sacrificio. 

 Reconocer y aceptar las necesidades emocionales 

Validar las emociones, propias y de los otros, generadas por las pérdidas, el aislamiento, la incertidumbre, los cambios de hábitos y que se expresan en estrés, ansiedad, soledad, frustración, aburrimiento y/o enfado, junto con sentimientos de miedo y desesperanza. 

Promover y generar oportunidades de interacción social

Generar espacios para compartir y conversar. Mantener el contacto con la familia, los amigos o los vecinos. Construir redes de apoyo social es un factor de protección de alta efectividad. El aislamiento no es un buen consejero. 

Cuidar de si mismo

Llevar a cabo la práctica de primeros auxilios emocionales que consiste es hacer ejercicio de manera regular, cuidar la dieta, dormir bien y realizar actividades que generen gratificación. Igualmente, buscar poyo, guía y cuidado cuando sintamos que los recursos sicológicos son escasos.

Adoptar un modelo de afrontamiento proactivo

Actuar para no quedarse instalado en la adversidad, los problemas o las dificultades. Entender la crisis como un evento temporal, evitar pensar permanentemente sobre los efectos negativos y devastadores de los hechos, orientarse a la búsqueda de soluciones, así como usar las fortalezas y los mecanismos exitosos en la vida cotidiana, van creando una dinámica positiva que nos ayuda a tener mas equilibrio y armonía interior.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net