Opinión / ENERO 17 DE 2022

Muchos candidatos

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En pleno debate electoral que en primera instancia toca la fibra de lo local, por la elección de sus representantes en el Legislativo, y la primera vuelta de la elección nacional, o sea presidente de la República, el balance es pobre. Muchos candidatos y pocos argumentos, pero más concreto, pocas soluciones como propuestas.

Seguimos viendo el enfrentamiento entre extremos, la crítica personal, el maquillaje y photo shop de los candidatos presidenciales y congresionales, pero nada del debate de la crisis nacional, de la depresión que como animal rastrero se sube en la economía personal y de la nación, y menos de soluciones para el inmediato futuro, pues la crisis está ahí y persistirá por lo menos dos años más.

Los alimentos y los insumos de todo orden, sobre todo en el sector agrario, han subido más del cien por ciento en muchos casos. Ejemplo de productos, la papa. Ejemplo de productores, el abono y los controladores de arvenses. El titular es la ley que se acaba de expedir, pero, con seguridad, pasará el primer trimestre y el alivio no se recibirá efectivamente en el sector agrario, que en esta segunda crisis, la de la depresión, terminará pauperizado y conquistado por otros inversionistas ya que el Estado nunca ha protegido a los pequeños y medianos productores, y todo se ha ido en contratos de asistencia y poco en subsidios o incentivos reales por kilo o tonelada producida. Y no se escuchan las propuestas de solución, o el oído a las que proponen desde el campo colombiano. No es extraño, llevamos cien años así. 

Y como si fuera de poca monta, ad portas de unas elecciones, que al parecer las ganan con los contratos y los contratistas que los gobiernos tienen y realizan, o los niveles de injerencia en las oficinas públicas, o la corrupción, parecen ser ajenos al debate electoral. Ya el ciudadano se pregunta si no se pronuncian por incapacidad o por simple desinterés. Por ejemplo, se contrata la “contada” de los votos con una empresa extranjera, esa empresa extranjera fue denunciada hasta por Trump por irregularidades, y ningún aspirante dice nada. Como la frase que se acuñó en los gobiernos de Núñez: “El que escruta gana”.

Y en los discursos de los candidatos al congreso se escuchan promesas que más suenan de un candidato a la alcaldía o una gobernación (será que los traiciona el subconsciente), falta pronunciamiento sobre temas locales como la agroindustria, el turismo, y la gestión frente al gobierno central. Y qué bueno fuese que se pronunciaran frente al centralismo asfixiante, en un país que ya está cansándose del régimen presidencialista. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net