Opinión / AGOSTO 06 DE 2022

Orar sin limites

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

“Cuando usted determine el tipo de vida que vive, abrirá puertas; verá la grandeza del poder de Dios” “Cuando oramos, si pedimos cosas pequeñas, esto limita el poder de Dios. Atrévete a pedir tus sueños. Si pedimos cosas ordinarias, la respuesta será también de cosas ordinarias. Pedirle a Dios lo que ha prometido. Hay cientos de promesas; pedirle entonces que las cumpla”

Una vez más, me acojo a los mensajes de Joel y éste es de suma importancia. Nos está llevando a analizar nuestro modo de vida, para de esta manera, arreglarlo, modificarlo o cambiarlo. Hoy más que nunca estamos necesitando hacerlo; pues nos urge imprimir de cosas buenas nuestro existir, ya que el ambiente general no es el mejor, ni gratificante, debido como todos lo sabemos, al cúmulo de sucesos que han golpeado nuestro espíritu, nuestra confianza y esperanza; porque quién no se ha visto afectado por el sinnúmero de acontecimientos que desafortunadamente vemos y escuchamos todo el tiempo. Hoy, estamos a la expectativa del nuevo gobierno, sin saber a ciencia cierta, de qué manera nos afectará.

Esperamos que sea excelente y que Dios ilumine al nuevo gobernante de Colombia y pueda realizar acciones benéficas para todos. Pero remitámonos a nuestro título: Orar sin límites. “¿En qué consiste? Es saber cómo orar; Si pedimos, cosas pequeñas, esto limita el poder de Dios. Atrévete a pedir tus sueños. Debes pedirle en grande; pedirle lo que te ha prometido; deje de pedir poco; aprenda a pedir en grande; Dios nos tiene cientos de promesas y debemos pedirle que las cumpla” Estas palabras de Joel nos fortalecen, nos llenan de fe, de seguridad, de tranquilidad y nos están educando en sabiduría para que cuando estemos orando, lo hagamos sin desperdiciar tantos valores que ahora nos enseña uno de los iluminados de más experiencia, elocuencia y amplio conocimiento de todo lo relacionado con Dios.

Cuando estemos tristes, acongojados, pesimistas, desilusionados; cuando pensemos que ya no podemos más; cuando sintamos que nuestras cargas están demasiado pesadas, difíciles, complicadas, arduas, penosas, incomprensibles; entonces oremos con muchísima fe y apliquemos lo que hoy hemos aprendido: Pidamos en grande y esperando que se cumplan las promesas que Dios nos ha prometido. Apliquemos y vivamos siempre; bien sea en el hogar, en el trabajo, en la Universidad o en el colegio, el inigualable e insuperable: Orar sin límites.  “La oración no es un intento de hacer que Dios esté en desacuerdo contigo o de que provea para tus deseos egoístas, sino que es una afirmación de Su soberanía, justicia, y majestad y un ejercicio de conformar tus deseos y propósitos a Su voluntad y gloria” — John MacArthur

“Podemos tener numerosas excusas para nuestras faltas de debilidad, pero no tendremos nunca excusas para no rezar. En efecto, la gracia de la oración se da a todos. Siempre está en nuestro poder orar si queremos. El hombre ora porque sabe que no hay nada imposible para Dios; por eso pide, busca y llama” S. Alfonso de Ligorio


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net