l
Opinión / DICIEMBRE 05 DE 2023

Panorama crítico

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En este excelente trabajo de Carlos Fernando Gutiérrez ( 1) se recopilan dos estudios: Uno sobre los poeta contemporáneos del Gran Caldas y otro sobre una generación de transición regional, en las manos del notable intelectual y pedagogo literario, a quien quiero rendir un testimonio de admiración y afecto por su magnífico esfuerzo literario desde hace años, su rica formación y su labor de promoción en escritura creativa  y el fomento  de grupos, diferentes a su trabajo cotidiano; egresado de la Universidad del Quindío, máster en literatura, con el rico influjo del siempre admirado Carlos Alberto Castrillón- cuya ausencia cada día es más notoria- su madurez de escritor y maestro se proyectan en este libro de 2010.

En el ámbito de estos poetas prosperó una generación de vanguardia, como Beatriz Zuluaga, Maruja Viera, Luis Fernando Mejía, Carmelina Soto y Dominga Palacios, Maruja Viera, síntesis de renovación y tradición, una voz superior que se apagó hace algunos meses, probablemente como dice Carlos Fernando, su mayor influencia fue de Piedra y Cielo, en particular Eduardo Carranza; en el prólogo al libro Campanario de Lluvia, Álvaro Montenegro, recalca sus hermosas evocaciones y su dulzura: “ Padre, lo que  más duele de tu ausencia / es no poder hablarte. / Todo está igual en esta casa tuya / y la música invade / la armonía tranquila del domingo y la lluvia…/ exactamente igual sería, pero callas. / Lo más definitivo de tu ausencia, lo duro, / es no poder hablarte. Sabiendo que no escuchas / Sentimos que perdieron objeto las palabras /”.

Carmelina Soto será por los años nuestra cantora mayor y ya en Tiempo Inmóvil demostró su maestría y la finura maravillosa de sus versos, una pequeña muestra de la grandeza de su pluma “ (…) ya no creo a la brisa ni al acento / del surtidor azul que alzó mi vida. / Estoy desnuda de canción y herida / en mitad de la voz y el pensamiento /”.

Beatriz Zuluaga además de buena poeta sobresalió en el periodismo y en el civismo de Manizales, sin descuidar a Luis Fernando Mejía, elogiado por Cobo Borda y precursores de una valiosa generación como Umberto Senegal, Carlos Alberto Castrillón, Elías Mejía, Jorge Julio Echeverri, Orlando Sierra, Alfonso Marín, Esperanza Jaramillo, Ómar García Ramírez para mencionar algunos nombres.

Debo señalar que desde el momento en que escribió Gutiérrez este ensayo a la fecha, ha corrido mucha agua bajo los puentes, pero como lo señalé, se trata de un gran estudio y de un personaje valioso al cual quiero hacer un homenaje a su trabajo intelectual y su esfuerzo educativo, unas poéticas generacionales del Gran Caldas, que, por fortuna, han crecido en calidad y cantidad.

***

Nuevos académicos

A la augusta Academia de Historia del Quindío han ingresado nuevos miembros, entre ellos la distinguida intelectual Elizabeth Loaiza, con una rica formación humanista, Carlos Aurelio González, investigador y escritor de talla, oriundo de Montenegro y Francisco Cifuentes Sánchez, con una valiosa formación universitaria y profesional de lujo, además fue ascendido el académico César Castaño, experto en estudios militares. Felicitaciones. Bravo. 

Gutiérrez Trujillo, Carlos Fernando. 2010. La poesía en el Gran Caldas. Ediciones Café y Letras. 165 páginas.  


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net