Opinión / NOVIEMBRE 13 DE 2020

Plan Marshall 1947

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Juan Martín Caicedo Ferrer, presidente ejecutivo de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, en su columna del periódico El Tiempo titulada Una política de Estado —8 de noviembre de 2020— dice que la infraestructura es y será el pilar de lo que algunos han denominado el Plan Marshall, nombre con el cual se conoce el programa de reconstrucción europeo anunciado por el entonces secretario de Estado norteamericano, George Marshall, después de la Segunda Guerra Mundial —1939-1945—, en un discurso en la Universidad de Harvard el 5 de junio de 1947. Ante la penuria europea y la imposibilidad financiera de comprar productos norteamericanos este plan de ayuda demandaba una coordinación previa de los países europeos para su aplicación. Para ello se reunió en junio-julio de 1947 una conferencia en París a la que, tras muchas dudas, acudió la URSS. Moscú pronto declinó el ofrecimiento y obligó a sus países satélites a hacer lo mismo alegando que el plan era un instrumento del imperialismo y la hegemonía americana.

Pese a la campaña de los partidos comunistas, dieciséis países aceptaron la ayuda y se reunieron en una conferencia en París en septiembre de 1947. La conferencia tenía un triple objetivo: impedir la insolvencia europea que hubiera tenido nefastas consecuencias para la economía norteamericana, prevenir la expansión del comunismo en Europa y crear una estructura que favorecieran la implantación y el mantenimiento de regímenes democráticos.

El golpe comunista de Praga en febrero de 1948 precipitó la aprobación por parte del Congreso norteamericano del plan en abril de 1948. Ese mismo mes se creó la Organización Europea de Cooperación Económica, Oece, para repartir y concretar la ayuda, la cual es hoy la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, Ocde, a la cual Colombia ya se encuentra como el miembro número 37 desde mayo de 2018, cuando se convirtió en el tercer país de América Latina junto con México y Chile y es una organización internacional cuya misión es diseñar mejores políticas para una vida mejor y promover políticas que favorezcan la prosperidad, la igualdad, las oportunidades y el bienestar para todas las personas de un país. 

Se calcula que en total el plan supuso una ayuda de USD$13.000 millones entre 1947 y 1952. El éxito del plan fue esencial para la recuperación económica y el asentamiento de los regímenes democráticos en Europa Occidental.

Hoy, durante esta pandemia Covid19, ya un poco controlada, Colombia necesita un Plan Marshall y poner a andar un proyecto de infraestructura, el cual, en efecto demanda tiempo. De ahí, precisamente, que este tipo de iniciativas deben trascender los linderos que marcan los gobiernos de turno. Acá queda claro que la infraestructura no puede convertirse en asunto de uno u otro gobierno: tiene que ser una política de Estado. Y, sin dudas, es y será uno de los principales motores de la tan anhelada reactivación de la economía. Para el Quindío continuar las obras del aeropuerto El Edén y la doble calzada Calarcá-La Paila son obras de gran importancia para el progreso y la reactivación económica.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net