l
Opinión / MAYO 30 DE 2024

Platos rotos

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Definitivamente, como dice Janil Avendaño, necesitamos la unidad para pensar en la posibilidad de elegir un senador quindiano. Necesitamos volver a tender vínculos, volver a tejer, restañar heridas, perdonar ofensas, rectificar caminos, reconsiderar ideas preconcebidas, necesitamos recomponer la relaciones entre un poco de personas del departamento del Quindío, necesitamos, incluso, hablar con los que tiene hoy la hegemonía del poder que todos conocemos, para elegir un senador quindiano. Dejemos de creernos de mejor familia, todos hemos fallado y hemos dado pie a la realidad política de hoy, y debemos aceptarlo si es que queremos elegir un senador de todos los quindianos.

Leí en estos días a Gonzalo Robledo en El Espectador sobre una técnica milenaria japonesa del kintsugi (unión dorada) que consiste en restaurar las tasas de té o los jarrones, sin cubrir las fisuras, sin disfrazar el daño, remendar los platos rotos dejando ver las suturas, sin disimular las heridas originales, para volver a darle la utilidad que tiene este utensilio sin esconder que sí, que hay heridas, que corresponden a un recorrido, que se han tenido que recomponer, que se ha tenido que remallar, que han tenido que remendar esas suturas, que ahora muestran un mapa, un camino, un recorrido, no fácil, hacia la unidad otra vez. 

Nadie duda que en materia de representación, nos hace falta presencia nacional, no tenemos un senador de la República. Hacer parte de la cámara alta donde se congregan 108 personas a tomar decisiones y a incidir en las políticas públicas de Colombia debe ser un propósito  quindiano que tendrá muchas ventajas para la región. Significa esto que con un senador ¿nuestros problemas fundamentales se resolverán? Claro que no. Pero podría,  sería el principio de un ejercicio de reunión de voluntades suficientes, que permita demostrar las bondades de reunirnos alrededor a una causa en el futuro.

Está claro que en las condiciones actuales no hay partido, facción o movimiento con capacidad de escoger y elegir, por sí solo, un senador quindiano. Se debe recurrir con sensatez y grandeza a reunir esfuerzos y olvidar agravios entre diferentes sectores para reunir las fuerzas suficientes para escoger un candidato viable de nuestro departamento.

Y aquí es donde creo que esa labor la debería liderar el Partido Liberal, en medio de esta polarización tóxica, que también a nosotros nos tiene paralizados, este partido debe hacer un liderazgo de acuerdos de importancia que desemboquen en esa unión quindiana. Contribuir como garante a encontrar una persona, un quindiano, no importa ni el origen político ni la facción partidista, un candidato comprometido con el departamento, con un programa preestablecido y un compromiso público, con gran aceptación general, que no tenga agenda propia ni recomendación de jefes para que nos pueda representar a todos. No es el momento de privilegiar partidos ni movimientos, ni candidaturas precocidas salidas del cubilete de magos del clientelismo, es la hora de ejercer un liderazgo  para generar un clima de entendimiento entre la mayoría de expresiones sociales  y políticas.

Rupturas, divorcios, desavenencias, fracaso, descalabros, una oportunidad para restaurar sin complejos los platos rotos.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net