Opinión / SEPTIEMBRE 29 DE 2020

Primero la Constitución Política

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En nuestro Estado Social de Derecho y en la organización de dicho Estado, la carta magna erigió tres órganos autónomos e independientes que deben colaborarse mutuamente; con los diversos cambios que ha sufrido la vigente Constitución del 91, su acatamiento no admite discusión, máxime si se trata de altos dignatarios públicos.

El artículo 86 de la CP estableció en forma novedosa unas acciones fundamentales, entre ellas la Tutela, un mecanismo especial para a protección inmediata de los derechos constitucionales de las personas, que se encuentran vulnerados o amenazados por acción u omisión de alguna autoridad pública o de particulares, su procedimiento es preferente y sus tiempos más cortos.

La tutela presentada por la violación sistemática de derecho a la protesta pacífica, en relación a los hechos del 21 de septiembre, sufrió su primera instancia en el Tribunal Superior de Bogotá que la negó, subió por apelación a segunda instancia, y por reparto, a la Sala Civil del Corte Suprema de Justicia, que la aprobó por mayoría de votos, con dos salvamentos de voto de los Magistrados Álvaro Fernando García y Luis Alonso Rico. Dicha decisión ordena, entre otras cosas, que el ministro de Defensa pida perdón por los hechos del 21S, los excesos de la Fuerza Pública y la Policía Nacional.

Es claro que se trata de una sentencia con una mayoría precaria, pero es una sentencia y: “ las sentencias se pueden debatir, se pueden controvertir, se pueden revisar, pero deben acatarse”, como lo señaló el exmagistrado Jaime Arrubla ,y añadió que en el caso del ministro Holmes Trujillo hubo desacato.

Carlos Holmes Trujillo un aguerrido dirigente político y diplomático de experiencia se presentó con los altos mandos, renovó la solicitud de perdón a la sociedad por los hechos que rodearon la muerte de Javier Ordoñez, y ya en esas, pudo decir perdón por los actuales hechos. No lo hizo. Un pequeño detalle que deberá examinar la Sala de la CSJ, en el sentido de si es suficiente o, por el contrario, prospera el desacato.

Lo que hay en el fondo de la situación es una escalada del crimen, de la delincuencia y en las protestas que deben ser pacíficas, se infiltran vándalos y peligrosos antisociales que hacen grandes daños y muchos estropicios; una buena organización de las marchas, exige un mayor control.

La inseguridad urbana que tiene como causa principal el terrible avance de la miseria social, implora por una policía preparada y suficiente, con carácter de ayuda ciudadana, en gran medida, y su reforma y solidez será necesaria. En todo caso, así lo claman los ciudadanos. Comparto la propuesta de su modernización, una fuerza cercana a los vecinos, disuasiva y de control. El policía amigo.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net