Opinión / ENERO 15 DE 2022

¿Qué pasa en La Línea?

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Sorprendidos estamos los colombianos al ver durante los últimos meses la gran cantidad de graves accidentes de tránsito ocurridos en las carreteras de todas las regiones del país.  

Principalmente en la recién inaugurada vía Calarcá-Cajamarca que incluye 25 túneles, 31 viaductos y la doble calzada de 30 kilómetros que une estas dos ciudades.  

Los continuos accidentes viales, cuyos motivos no conocemos con claridad, deben ser parte de una rigurosa investigación por los gobiernos tanto nacional como regionales, realizar mesas de trabajo con profesionales expertos en el tema para determinar si hay fallas de diseño o de construcción, y ordenar los correctivos necesarios antes de seguir lamentando la pérdida de vidas y el aumento de los heridos por causa de los accidentes, minimizar el número de los mismos. 

Según las estadísticas, los accidentes en carretera ocurren por diferentes causas, ocupando el primer lugar el exceso de velocidad, continuando con los microsueños, el cansancio del conductor, las fallas mecánicas que incluye el calentamiento de frenos y pastillas, adelantar en zonas prohibidas y la ingesta de bebidas embriagantes. 

También pueden ocurrir falencias en los diseños y errores en las construcciones: las pendientes de carreteras mayores a 5º en tramos largos en línea recta y encontrarse con curvas cerradas que no permiten el frenado a tiempo; el tratamiento de los taludes que debe ser continuo evitando su verticalidad la cual facilita los derrumbes; los peraltes que son las pendientes transversales en la calzada de las vías para evitar que los vehículos se salgan de las orillas por la fuerza centrífuga que genera la rapidez; respetar la relación que debe existir entre el radio de la curva, la velocidad, el peso del vehículo cargado y la pendiente. Las rectas en descenso generan aumento en la velocidad máxime cuando hay tractomulas hasta las 40 toneladas. 

El Invías debe instalar más vallas que indiquen las máximas velocidades, los peligros en la vía, los reductores de velocidad, construir bahías de frenado y ordenar personal de la policía que vigile el estricto cumplimiento de las normas en los sitios vulnerables estudiados con anterioridad; incrementar las campañas de seguridad y prevención vial y colocar cámaras de video y fotomultas en caso necesario. 

Es urgente que se analicen estos temas y se ordenen los correctivos por parte del gobierno, recordemos que posterior a los accidentes se generan interminables trancones en las vías con pérdida de tiempo para los transportadores y viajeros y mercancías y productos perecederos. En el caso del Cruce de la Cordillera Central es más evidente el problema por cuanto lo que se buscó con esta importante y costosa obra fue precisamente acortar distancias y tiempo. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net