l
Opinión / MAYO 15 DE 2024

Reintroducir Especies II

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Como veníamos exponiendo, la reintroducción de especies en búsqueda de salvaguardar las que estén en peligro de pérdida definitiva o que ya se hayan extinguido a nivel local o regional y que a la vez deben aportar al equilibrio ecológico de su entorno, debe promoverse en cada uno de los rincones del planeta y dichos programas, proyectos o acciones deben encaminarse por igual para garantizar la seguridad y soberanía alimentaria campesina, en especial cuando estas especies han hecho parte de la tradición culinaria popular. 

Como lo recalca la IUCN, la reintroducción de especies debe también traer beneficios económicos, tanto para la economía local como nacional. Un programa o proyecto de estas dimensiones, debe incluir profesionales de variadas disciplinas, incluyendo personas interesadas de diferentes organismos y obviamente de las propias comunidades circundantes o insertadas en medio de las áreas que serán intervenidas. A su vez se debe ser conscientes de que para poder rescatar y conservar las especies, se requiere de extensas campañas de educación ambiental. Se debe sensibilizar y comprometer a las comunidades y todos aquellos que inciden en el área correspondiente.

Durante miles de años las sociedades insertas en entorno naturales, fueron capaces de darle manejo adecuado a las poblaciones de especies silvestres. Aunque una vía sostenible es la zoocría con fines alimentarios, también es factible con la reintroducción de algunas de estas, darles manejo adecuado para sostener el número de individuos, para que las mismas se sostengan en el tiempo. En ultimas las dos variables son aplicables a la vez y así garantizaríamos la existencia de las especies que queremos proteger sin dejar de tener acceso a ellas para garantizar la seguridad y soberanía alimentaria.

Claro está, que saldrán automáticamente algunxs a exponer que, para lograr programas exitosos, se requiere de estudios detallados, antes de poder llevar a cabo los mismos. Y obviamente lo mejor es realizarlos lo más pronto posible y no quedarse pensando mientras las especies van desapareciendo. Que no se enreden lxs estudiosxs para no hacer nada sustancial. Urge la acción con el conocimiento debido, pero por igual se requiere que se lleve a cabo lo más pronto posible. Necesitamos proteger, recuperar y salvar las especies que han sido parte esencial de la tradición alimentaria de nuestros pueblos. Además, hoy se realizan liberaciones y reintroducción de especímenes recuperados por las autoridades o “devueltos” por sus tenedores. Sin olvidar que cada día más, se liberan o reintroducen especies en muchos lugares diferentes del país y en el mundo entero.   

Reservas naturales tanto del Estado como por iniciativa ciudadana con diferentes extensiones, existen desde las más diminutas hasta las que cuentan con millones de hectáreas. Estas mismas se encuentran en un sinnúmero de ecosistemas. En los mismos han desaparecidos venados, manatíes, micos, liebres, guaguas (borugas), guatines (guaras), aves como las pavas, paujiles, perdices, peces como el bocachico, el pirarucú (paiche), guabinas, sabaletas, etc. En cada rincón del planeta y de nuestro país o región, han ido extinguiéndose las especies que precisamente habían servido como alimentos, como también para vestimenta, rituales y usos ornamentales, muy apreciados por las comunidades locales. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net