Opinión / SEPTIEMBRE 01 DE 2020

Segundo tiempo

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

En septiembre entra el país en normalidad sin cuarentena y con la vida económica y social en marcha, pero sin la vacuna y con la COVID-19 vivita y coleando, los ciudadanos debemos asumir con mayor rigor el autocuidado extremo; con claridad es necesario señalar que levantar las restricciones no significa el fin de la pandemia y que, por el contrario, entramos en un segundo tiempo delicado que exige extremar las medidas del tapabocas bien puesto, el constante lavado de manos y la correspondiente distancia con las otras personas.

Es urgente que volvamos a ser ciudadanos económicos activos, como bien lo dijo el profesor de la Universidad de Cambridge, Ha-Joon Chang, eminente economista de Corea del Sur(1), quien añadió tres lecciones que surgen de la crisis global producida por la pandemia: en primer lugar la solidaridad como vocación y acción, unidos en un destino común; en segundo aspecto, el replanteo del rol del Estado, y en tercer lugar, que la pandemia ha puesto en su lugar el valor del trabajo humano de una manera ostensible, va a cambiar la vida laboral y de relación en una forma drástica.

La solidaridad frente a una crisis descomunal que viene empobreciendo a la clase media, a los pequeños y medianos empresarios, y muchísimo más a los que están en la pobreza extrema, no es una palmadita en la espalda de buenas intenciones; significa que se produzcan cambios profundos y los dirigentes entiendan la necesidad de remangarse la camisa y poner manos a la obra entre todos, un largo período de trabajo, con un Estado dinámico y echado para adelante.

En este punto, el gobierno del presidente Duque debe estar brillante y ejecutivo en las decisiones: el libreto del programa de televisión debe cambiar e imponer un dinamismo nuevo y ágil a los actos de gobierno, para estar a la altura de la gravedad de la situación y la correspondiente reactivación del país; según mi criterio, no le ha ido mal hasta ahora, pero no es suficiente y rodeado de un equipo más ejecutivo iniciar la recuperación económica de Colombia; con respeto lo digo: más pilas, por favor.

En lo sucesivo nadie podrá mirar por debajo del hombro a una enfermera, un médico o  un vendedor de supermercado, la vida de relación podría tener cambios extremos.

Con estas lecciones el profesor coreano anhela que la pandemia sea la oportunidad para que América Latina repiense su modelo económico, es claro este aserto cuando las estadísticas han mostrado el aumento de pobreza e inequidad.

Mario Jiménez.

Con mucho dolor recibimos la sorpresiva muerte del gran amigo Mario, abogado, expersonero, a su familia nuestro sentimiento de pesar. Paz en su tumba.

1) Entrevista de Hugo Alconada Mon. El Tiempo. 23-08-20.

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net