Opinión / MAYO 19 DE 2022

Sin manipulaciones

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Este país insular donde todo nos llega tarde, está descubriendo, por fin,  la alternación en la vida política, que no es otra cosa que la posibilidad real que se turnen los partidos, las tendencias, las ideologías en el poder. Desde inicios del siglo XX en Europa y otros países del primer mundo las opciones políticas, con mayor o menor acento, han logra ofrecer alternativas al elector y el péndulo de favorabilidades ha oscilado entre la derecha y la izquierda de acuerdo con los resultados de los gobiernos. Se  premia o se castiga la gestión en el poder apoyando o dejando de apoyar. Es lo más sano. Así de sencillo.

En Colombia no hemos tenido alternativa, los ciudadanos hemos consumido  durante doscientos años casi que la misma receta bipartidista, que ahora, después de 21 millones de pobres y más de 5 en la indigencia absoluta, empieza a parecernos  monótona y sin sabor.

Hay que decir que con excepciones ilustres como la del viejo López Pumarejo y la Revolución en Marcha de su primer gobierno, la esperanza frustrada de Gaitán, y las tesis progresistas de Carlos Gaviria Díaz, para “godos” los liberales de este país. Mucho más ahora cuando  la clase política dirigente agrupada en cerca de  20 clanes que dominan la política colombiana, frente a la amenaza, esta vez seria, de de perder su hegemonía, han logrado venderle el miedo a muchos de los ingenuos ciudadanos, advirtiendo que si gana izquierda vendrá la disolución y el caos.

La ignorancia, el fanatismo y la falta de contexto histórico que  aprovechan los empresarios de la política tradicional hacen que se desconozcan realidades del mundo como que la izquierda a cogobernado por años con otros partidos en muchos países, tan liberales como Francia por ejemplo, donde las bondades económicas, políticas y sociales son evidentes. Hábilmente en la época de las noticias falsas los dueños del poder quieren insistir en la idea que socialismo, comunismo y chavismo son términos sinónimos, como si el mundo girara en torno a nuestro Macondo y los nombres y conceptos los acabáramos de inventar. Todavía aplaudimos a Pepe Mujica como  líder del pensamiento democrático americano, pero condenamos a quienes fueron como el,  guerrilleros por convicción en otra época.

Insisto, no soy petrista, su caudillismo, arrogancia y antecedentes como  administrador me preocupan, pero no por ello dejo de pensar que para  malos gobiernos, muchos de los que hemos tenido en este, el reino de los Pastranas, los Lleras y ahora de los Gavirias y los Duques.

Tranquilos, sin manipulaciones: ni este será el paraíso si gana Federico, ni el infierno si gana Petro. Algún día, cuando llegue la mayoría de edad como sociedad, los ruidos del fanatismo no impedirán que sintonicemos nuestra propia colombianidad. 

“El arte de un pueblo está en aprender a vivir con diferencias”.  


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net