Opinión / MAYO 22 DE 2022

Solo le pido a Dios (1)

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Sigo rogando a Dios en estos días previos a la más transcendental jornada electoral de las últimas décadas en Colombia, que ilumine a nuestra población mostrándole claramente las opciones que efectivamente propendan por el avance y progreso de nuestra Nación, mediante la ejecución de proyectos técnicamente viables, sostenibles,  antes que muchas otras nacidas de la emotividad y exclusivo interés de conquistar electores incautos, despistados, ignorantes, desilusionados, inconformes, resentidos o incrédulos, sin medir la fuerza del impacto negativo que podrían generar, aun en su contra.

Que los resultados electorales estén debidamente blindados contra todo tipo de inferencias oscuras y malintencionadas y obedezcan efectivamente a la soberana voluntad popular. Que nuestra economía, a partir del 7 de agosto próximo, continúe por la senda del crecimiento en concordancia con los indicadores registrados a partir del primer trimestre del año en curso cuando se logró ese 8.5% y que todo sus actores (productores, proveedores, consumidores y población en general) efectivamente logren los beneficios resultantes en mejoramiento de su calidad de vida, en combatir las desigualdades, la pobreza  y la miseria, con programas serios y concretos de responsabilidad social. Esto se explica en el hecho que una Economía más fuerte puede generar más fuentes de empleo digno y bien remunerado. Puede generar mayores recursos para proyectos de infraestructura vial, ambiental, residencial, de seguridad, de avance tecnológico, de educación, de salud, entre muchos otros. Obvio, todo ello blindado contra el flagelo de la corrupción sobre lo cual la Constitución nos  brinda a los ciudadanos herramientas de control y vigilancia que  no hemos sabido aprovechar debidamente. No es entonces con propuestas populistas de repartir dineros a diestra y siniestra, sin los debidos soportes financieros de sostenibilidad en el tiempo, como esto puede ser posible, solo con fin electoral. Prometer a diestra y siniestra, comprometerse hasta con el diablo de hipotecarle incluso el alma, son la peor estrategia y por ello, también a Dios le pido, que ilumine a nuestros votantes en su mejor decisión el domingo próximo.

Igual a Dios le pido que 18 millones de colombianos no vayan a poner en riesgo los 358 billones de pesos que tienen depositados en los fondos privados de cesantías, por la intención del candidato Petro de trasladar tales dineros al presupuesto general del país para darles otras destinaciones. Que tampoco su propuesta de emisión de moneda para cubrir el déficit presupuestal y la deuda pública, no vaya a generar la hiperinflación resultante, como el máximo castigo que pueda recibir la población ante la consecuente e incontrolable alza en los precios de productos y servicios de primera necesidad. También ruego porque la suspensión de la explotación de hidrocarburos que igual ha anunciado, en caso de ser elegido, no nos vaya a disparar el precio de los combustibles y dejar sin recursos los programas sociales que se financian con tales dineros, como son el 65% de la educación pública del país, el 40% de los programas solidarios con beneficio para más de 4 millones de familias sogún la ACP (Asociación Colombiana de Petróleo).  

Que no se vaya a castigar al sector privado, la libre economía de mercado que sostiene la gran masa de la población con su trabajo. Que nos decidamos a combatir a toda costa la corrupción, pero con personas serias, honestas, transparentes, coherentes, como son la gran mayoría de colombianos, conformando un frente común que defienda la democracia, la libertad de expresión, el libre pensamiento, el respeto mutuo, la solidaridad, los valores cristianos, la unidad familiar, el respeto a la vida. Todo ello y mucho más…, a Dios le pido. 
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net