Opinión / JULIO 22 DE 2021

Son humanos… nada más

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El sesgo cognitivo en el que está inmersa parte de la sociedad colombiana, dificulta identificar el narcisismo que le embarga y la intoxicación con el efecto Halo del que está permeado el ambiente social, institucional y político: la verdad, propiedad absoluta de los periodistas; valor, sacrificio y altruismo, condición única de la fuerza pública; la solución a todo, promesa de los políticos; el futuro del país, esfuerzo y compromiso de la dirigencia; la salvación, don de pastores y sacerdotes; la sabiduría, asunto de los académicos. Todos los demás: seguidores, creyentes, sumisos y serviles ¿podrá haber más soberbia en unos y humillación en otros?

Esa radiografía es posible en un país con los indicadores extremos de pobreza, desigualdad, inequidad e injusticia; asunto que dificulta a quien se arrogue u ostente algún poder, sustraerse de la atribución, no solo propia sino ajena, de ser y sentirse superior. Supremacía exaltada, aún más, por la creencia jactanciosa de los colombianos de creerse más inteligentes y “vivos” que los demás. Los encumbrados y endiosados prodigan virtuosismo y transparencia; imposible para ellos aceptar su condición de humanos frágiles, sujetos de las circunstancias y pródigos de egoísmo: condición propia de la naturaleza humana. Presumir de altruismo e incondicionales servidores, tal como lo profesan quienes se erigen como salvadores del país de la Virgen de Chiquinquirá, otrora del Sagrado Corazón de Jesús, es autoengaño —tal la creencia en su ficción, que se convencen a sí mismos y la transmiten con convicción—. 

Dice Eduard O. Wilson que el “intelecto no fue construido para comprender los átomos o aun para comprenderse a sí mismo, sino para fomentar la supervivencia de los seres humanos”, que para el caso de las encumbradas castas colombianas y los clanes de poder, junto a sus camarillas es un privilegio y prioridad —la supervivencia como clase— por encima y a costa de cualquier consideración hacia las mayorías ciudadanas. Entre unos y otros la desconfianza es la constante, aunque los unos cuentan con todos los recursos para afianzarse en el poder, mientras todos los demás, sólo cuentan con la esperanza de que las cosas cambiarán si Dios quiere —resignación—. 

Pero las cosas mutan de tanto en tanto y la evolución se acelera ante las alteraciones del ambiente en sus diversas variables. Cada generación es flexible fenotípicamente y reacciona al acumulado de carencias, frustración y desesperanza. Ya no cree en la racionalidad —autoengaño— del sátrapa que por décadas lo ha profesado. Esa evolución generacional potencia la intrepidez e incansable temeridad de los jóvenes —nada tienen que perder, excepto la vida que por altruismo están dispuestos a sacrificar en beneficio de la dignidad de sus pares y progenitores— que desafían y enfrentan la psicopatía, la arbitrariedad, la intransigencia y el autoritarismo gubernamental. Un ejecutivo que ignora, relativiza, descalifica, ataca y ordena la extinción del reclamo, la protesta y la movilización juvenil y de colectivos ciudadanos que exigen mejores condiciones de vida para los millones de familias sumidas en el desamparo y la calamidad. 

Solo la convicción y persuasión racional sin defecto de lo emocional, pueden exaltar la dignidad, superar la condición de desigualdad y brindar oportunidades para la superación de necesidades y ampliación del potencial poblacional. Para eso es necesario superar la soberbia y aceptar que gran parte del comportamiento humano tiene una base biológica, evolutiva y genética en profunda interacción con el ambiente social y educativo. Solo humanos, no dioses.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net