Opinión / NOVIEMBRE 21 DE 2020

SOS, se necesita un parlamentario

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Sabido que el Parlamento es el mismo Congreso conformado por la cámara alta —Senado— y la cámara baja —de Representantes—, en cualquiera de estas dos corporaciones pueden originarse los proyectos o iniciativas que, realizados los respectivos debates, pueden convertirse en leyes de la República.

Como para garantizar las competencias cada cámara se subdivide en comisiones especializadas, los asuntos sociales le corresponden a la comisión séptima, encargada, entre otras cosas, de la seguridad social.

Respecto de este asunto, existe todo un acervo de códigos, leyes, normas y reglamentos con los que pretende armonizarse los intereses de trabajadores, empresarios, fondos y entidades prestadoras de servicios, todas ellas encargadas, y no siempre responsables, de la seguridad social.

Como suele suceder, muchas de estas leyes al resultar incompletas, escasas y hasta injustas para atender las expectativas y necesidades de los ciudadanos, hacen surgir la razón para encarecer al parlamentario que se interese en esta proposición, para que la asuma, se apropie de ella y la tramite hasta las últimas consecuencias, con la seguridad de llegar a suplir una urgencia vital de muchos ciudadanos y ciudadanas.

Como muestra se expone el caso habla de un pensionado soltero que tiene a su cargo una hermana adulta mayor de 80 años completamente dependiente, incapacitada para valerse por sí misma y limitada para autosatisfacer sus necesidades. 

Al momento de morir su hermano, ella quedaría insolvente porque la pensión sustitutiva solo se entrega al beneficiario que, luego del fallecimiento del titular de la pensión, compruebe su incapacidad y dependencia.

Como para este efecto se requiere de intermediación, tiempo, diligenciamiento y recursos, esa hermana que con el tiempo sería reconocida como beneficiaria, habrá sufrido todo tipo de dificultades, limitaciones y necesidades mientras se resuelve el caso, que de resultarle favorable, representaría la entrega del reembolso correspondiente cuando ya casi lo deba todo…y en el peor de los casos, ya haya fallecido. 

El parlamentario que tenga oídos podría presentar un proyecto de ley por medio del cual el titular de una pensión, que tenga a su cargo una o varias personas impedidas y dependientes, así como puede incluirlas en vida en su testamento, también pueda testarles su pensión, de tal manera que a su fallecimiento, el traslado de esa pensión a la persona o personas favorecidas sea inmediato, evitando de esta manera tanta penuria. 

Si la finalidad de la función de un representante de la comunidad es el servicio, con esta iniciativa convertida en ley se favorecerían miles de colombianos y colombianas que, además de experimentar la angustia de tener que morir, agregan la inmensa preocupación de dejar en el abandono a quienes los necesitan. 

El Quindío tiene una senadora y tres representantes a la Cámara. ¿Será que alguno de ellos escucha con sensibilidad esta súplica ciudadana y se decide a resolverla? 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net