Opinión / SEPTIEMBRE 22 DE 2022

Tocar solo combustible: gran error

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Imponer medidas arbitrarias, andar de afán y generar expectativas infundadas, sin mirar a fondo las fuentes del daño, es trasladar incendios iguales o peores a los provocados por los vacíos y trampas que patrocinas las mayorías del Congreso. Aquellos viejos males, que siguen ahí, nunca les interesó ni corrigieron nada para no perder los privilegios. Siguen los pactos tributarios dañinos, no viables para el país. Ante la crisis y urgencias de hoy, obliga ir desmontando esas ventajas tributarias y acabar, si es que hay voluntad, esos gastos inflexibles cubiertos o disfrazadas con trampas jurídicas que afectan en billones las finanzas del país. 

Es el momento para explicarle al país que el subsidio al combustible no es el único generador de pérdidas; hay giros inútiles y costosos y transferencias que obligan ya su eliminación o ajustes. Ante la urgencia de acabar las pérdidas, se sugiere, antes de subir mucho el precio al combustible, se autorice una sola y leve alza hasta fin de año con la firme obligación y compromiso de corregir, antes del 31 de diciembre, otras fuentes que dañan igual o peor las finanzas como la corrupción. Hay que aprovechar los proyectos en trámite, como la reforma tributaria, presupuesto 2023 y plan de desarrollo e integrar todas las posibles soluciones y ajustes antes del cierre del año. Ya aprobados, se conocerá el presupuesto 2023 y su destino, el resultado de la reforma tributaria, la realidad del precio del petróleo, la inflación anual y sus efectos y mirar si cumple la meta de la regla fiscal.  

Inicia un nuevo gobierno, le obliga a acabar las pérdidas no atendidas por gobiernos anteriores y cumplir sus programas. No es fácil, pero es el momento dónde el pacto, si de verdad existe, une los proyectos para iniciar el 2023 y los planes previstos sector agrícola, además de empleo, apoyo empresarial y protección a los adultos mayores. 50 millones de ciudadanos esperan cambios. Programar y subir el precio del combustible, como el único medio de salvación, sin tocar los gastos que pide con urgencia la sociedad civil acabar, será una medida delicada y peligrosa. Existe la opción legal de sanar y adoptar medidas precisas, sin improvisar, recibiendo más recursos. El no aceptar corregir otros vicios, es rechazar y esconder la opción de proteger las finanzas y visionar una mejor a Colombia. 

Tocar solo al combustible, sin corregir o eliminar lo intocable, por temor a daños electorales es un exabrupto.  Parece que lo que buscan son recursos, no para el bienestar del país, sino captar más dinero para las elecciones territoriales del 2023, para elegir alcaldes, gobernador, concejales y diputados. Sería inexplicable esa conducta de integrantes del pacto y partidos y rechazar la opción de poder iniciar o sanar por fin las finanzas públicas del país. Increíble.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net