l
Opinión / FEBRERO 28 DE 2024

Tremendo lío, las dobles calzadas

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Tomo la vocería de miles de usuarios de la vía Calarcá-Armenia. De nuevo expreso nuestra respetuosa voz de protesta por el desprecio e irrespeto mostrado por los constructores de la calzada adicional, hacia la ciudadanía, habitual usuaria de la vía, y hacia los visitantes del departamento. No es explicable, menos justificable, el prolongado trastorno causado al normal desarrollo de actividades de todo orden, a cuenta de la obra. Por una parte, jamás se advirtió a la comunidad afectada que esta ocasionaría el tremendo daño social y económico que durante meses hemos padecido. Por otra, a ojos de cualquier observador, es clara la arbitrariedad de quienes dirigen los trabajos, teniendo en cuenta que con ajustes mínimos en señalización, asistencia permanente de facilitadores, y adecuación de la calzada y berma occidental de la actual, es del todo posible permitir el tránsito de vehículos en los dos sentidos, sin riesgo alguno.

Insistimos, nada justifica el absurdo manejo que vienen dando al asunto, en detrimento del interés general. Por perseguir comodidad para el personal de la construcción, se atenta contra el desenvolvimiento normal de una numerosa población. No olvidar la obligada y estrecha interacción de las poblaciones, en la práctica conurbanadas. Se prevén más y más cierres, por maniobras que podrían realizarse a horas de bajo tráfico o en días no laborables, con el consiguiente perjuicio para las dos poblaciones. No es válido el simplista, evasivo argumento, de que existen vías alternas. La comunicación entre las principales ciudades del departamento ha sido, es, y será por bastante tiempo, la tradicional y ahora caótica vía intervenida. Cualquiera otra ruta demanda para los usuarios sobrecostos y pérdida de tiempo productivo que nadie diferente a ellos, por fuerza, debemos asumir. Por otra parte, y a manera de ominosa advertencia, una funcionaria de la constructora, anuncia que debemos “prepararnos” para, al menos año y medio más de trabajos. Quienes deben prepararse son precisamente ellos, constructores y autoridades, para garantizar un adecuado manejo del tránsito automotor, sin los traumatismos hasta ahora causados. Nadie planteó en su momento, que para construir la doble calzada del tramo, debería sacrificarse la normal operación de la actual. 

Para completar la serie de inconvenientes en esta conexión vial, se anuncia el cierre indefinido del puente sobre la quebrada La Florida, principal acceso oriental a la capital, sin que la antigua vía se haya adecuado como alternativa. Tampoco se tiene prevista una ampliación del mismo paso elevado, que reciba y distribuya el flujo de doble calzada cuando esta entre en operación. Un despropósito total traer vehículos desde La Línea, pasando por Calarcá, en doble calzada, para enfrascarlos en un puente estrecho de una calzada en cada sentido. En fin, lejos de facilitar el fluido tránsito vehicular entre Armenia y su villa satélite, nos esperan inconvenientes y obstáculos presentes y futuros, que a ninguna autoridad parecen importarle. De cualquier manera, lo probable, vistas las restricciones presupuestales en infraestructura, dispuestas por el gobierno Petro, es una próxima parálisis de este y otros frentes de obra, sobre todo en regiones donde el presidente no se entronice en los altares. Todo apunta a que las dobles calzadas quindianas van a ser víctimas de la tijera  populista.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net