Opinión / OCTUBRE 12 DE 2021

Tributo con destino social

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El mayor esfuerzo económico y las políticas de crecimiento buscan mejorar esta década económica, para despejar dudas acerca de una repetición tan grave como la década de 1980, por el grave aumento de la deuda; así lo proyecta una organización seria como el Banco Mundial que acaba de pronosticar un crecimiento para 2021 de 7.7 %, nada despreciable frente a cifras francamente tristes en la época dura de la pandemia: “El banco aumenta toda su estimación de crecimiento para toda la región  del 5.2 % calculado en junio, a 6.3 %, pero no es suficiente para compensar la caída de 6.7 % sufrida en 2020. En cambio, Colombia — con la proyección del informe— ya superaría su producto interno bruto del 2019, en 0.4% (…)”(1). El informe, no es en todo caso, un lecho de rosas, y pone el dedo en la llaga frente al aumento de la pobreza  y los abrumadores costos de la pandemia, de la cual no se ha salido completamente.

En el informe mencionado, el Banco Mundial no pide recortar el gasto público de forma generalizada , pero sí atacar la corrupción que, según sus estimaciones en relación con los proyectos, “el gasto ineficiente por sobornos y presupuestos inflados es enorme, de alrededor del 26% del costo de los proyectos”, una barbaridad, por decir lo menos, y añade: “Potenciar la recaudación impositiva es clave y subir impuestos sin afectar el crecimiento es posible, sostiene el informe que propone aumentar los impuestos a la propiedad inmobiliaria o gravar productos azucarados. Además, sugiere combatir la evasión tributaria, señalando que en la región las tasas de evasión promedio del IVA y del impuesto a las sociedades son del 29.4 % y el 49.2% respectivamente” (2).

La reciente aprobación de una reforma tributaria destinada a recoger recursos para atender la urgente agenda social, contó con el apoyo de los empresarios y de la Andi, pero si los dineros de la reforma, el presupuesto nacional, los recursos logrados por la evasión, las políticas de austeridad y otras tareas urgentes de recaudo, se van para los bolsillos de los corruptos, y eventualmente en proyectos con olor a politiquería, pues simplemente seguiríamos nadando en aguas sucias y los dineros en buena parte, alimentarían la maquinaria pérfida que impide el verdadero desarrollo humano.

En general creo que el reciente informe del BM es positivo para el país, igual que la calificación favorable de Moody’s Investors Service, al otorgar un voto de confianza al crecimiento económico y a las bondades de la reforma, dineros que deben ser bien colocados en los programas sociales urgentes. Cruzo los dedos.

***

La constitución de 1821.

Destaco los bellos actos de celebración del bicentenario de un hecho histórico valioso: El congreso de la Villa del Rosario de Cúcuta, que delineó los elementos fundamentales de nuestra nacionalidad. La constitución de Cúcuta, instrumento definitivo de la patria.

1) El Tiempo de Bogotá. 07-10-21. 

2) Opus. Cit. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net