l
Opinión / FEBRERO 21 DE 2024

Un abrazo de amor por Armenia

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La semana anterior sostuve un encuentro muy importante con nuestro alcalde de Armenia, James Padilla; ese encuentro se cerró con un hecho que generó muchos comentarios y distintas interpretaciones entre la prensa y algunos sectores de la opinión pública, que tuvieron la oportunidad de ver el abrazo con que sellamos una jornada muy productiva para la ciudad y que se convierte para mí en uno de los actos de gobierno más significativos, en menos de dos meses que llevo al frente de la administración departamental.

Ese abrazo, sincero y espontáneo, no fue nada distinto a la manifestación de dos personas que aman profundamente a su tierra, a Armenia, al Quindío, y que de esa forma acordaron, como lo hacían nuestros abuelos, con la palabra, con un apretón de manos o con un abrazo fuerte, unos acuerdos que desde lo institucional y lo administrativo, establecimos para brindarle beneficios a nuestra ciudad a partir del trabajo conjunto y desinteresado, despojado de cualquier matiz político, y solo motivado por el deseo de servir a unas comunidades que están pendientes de nosotros para encontrar respuesta a sus necesidades.

Durante ese encuentro nos identificamos como dos personas, enamoradas de su tierra, que solo quieren hacer las cosas bien; allí, prevaleció el respeto, la sinceridad y el compromiso a la hora de abordar una serie de temas puntuales para la ciudad.

Como gobernador, le expuse al alcalde mi compromiso y amor con Armenia representados en distintas propuestas que veo realizables. En materia vial, le planteé trabajar por el estudio para la Avenida del Río, y por una gran vía por el occidente que conecte al sur con el norte; le compartí el deseo de recuperar con recursos del departamento varios escenarios deportivos de tradición; así mismo la disposición para impulsar proyectos como la Biblioteca Departamental y convertir la Plaza de Toros en un gran centro cultural; deseo conjuntamente con él, recuperar parques y escenarios comunales; también darle vida al proyecto del Autotren, fortalecer el hospital del Sur, entre otros. Para hacer, hay que soñar, y muchos dirán que estos son simples sueños, pero con el alcalde acordamos que trabajando juntos, podremos darles vida y a partir de ello, brindarles bienestar a armenios y quindianos en general. 

Ese fue el sentido de ese abrazo que tanto comentario despertó, lo reitero, fue un acto  que selló el compromiso de dos personas que quieren a su tierra y que, bajo los valores del amor por la ciudad y el departamento, el respeto por las dignidades que ostentamos como gobernador y alcalde, y el compromiso con las gentes que representamos, nos fundimos en un abrazo que hoy, se convierte en una invitación para todos los quindianos, a que nos abracemos de manera colectiva, y que con nuestros corazones y nuestras mentes, demos vida a más gestos como este, que hacen frente a las diferencias que nos separan. 

Bienvenido pues ese gran abrazo que necesitamos por Armenia y el Quindío, una señal de unidad y trabajo en equipo por lo que todos queremos: el bienestar general de nuestra sociedad.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net