l
Opinión / DICIEMBRE 05 DE 2023

Una mano tendida a la discapacidad

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

El pasado domingo 3 de diciembre se celebró el día mundial de las personas con discapacidad, institucionalizado por Naciones Unidas, con el propósito de abrir espacios de fortalecimiento de políticas y estrategias que conduzcan a la inclusión, el fomento de los derechos, el desarrollo y bienestar de las personas con capacidad reducida; mediante programas que permitan visibilizar su vulnerabilidad. Es claro que, el respeto y la inclusión son factores fundamentales para consolidar una sociedad más equitativa y justa, y aunque algunos gobernantes, empresarios y líderes han avanzado a través de programas inclusivos, de apoyo y protección de los derechos a personas con algún tipo de discapacidad, los cuales están consagrados en la Constitución Política de Colombia, todavía existen muchas barreras culturales en la comunidad hacia esta población. El gobernador Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas, incluyó entre sus colaboradores a varios ciudadanos con capacidad limitada; la propia gestora social Liliana Jaramillo Cárdenas, su hermana, tiene limitaciones en su movilidad, sin embargo, los niveles de desempeño profesional, administrativo, familiar y humano han sido de altísimo rendimiento y eficacia, donde ha estado aportando con su formación, conocimiento y experiencia. El afecto de Jaramillo Cárdenas, por la población con discapacidad, es visto como “normal” y rutinario, muy seguramente por su trayectoria con la fundación ABRAZAR, que lideró durante un poco más de 30 años y cuya labor se centra exclusivamente en niños, jóvenes y adultos de este segmento poblacional. Resulta incomprensible eso sí, que en las alcaldías de los municipios quindianos es prácticamente inexistente este tipo de apoyos a la población discapacitada, a pesar que existe la Ley 1618 de 2013 entre otras normas, que están orientadas a garantizar sus derechos a la inclusión, con claras medidas para su atención integral asociada al acceso a la educación especializada, salud, empleo, adecuado transporte público, deporte y recreación; y aunque la normativa ofrece incentivos y beneficios tributarios a empresarios que incluyan en sus nóminas a personas con discapacidad, y le recomienda a la administración pública cuotas de participación; son muy bajos los niveles de inclusión laboral; adicionalmente son evidentes los vacíos en aspectos tan sensibles cómo la ausencia material y tecnológica en los entornos, lo que impide en la mayoría de las ocasiones su movilidad, el acceso a los servicios básicos, por la carencia de rampas, ascensores, transporte público acondicionado para ellos; son obstáculos que limitan en gran medida el adecuado desempeño del diario vivir. Si bien es cierto que, el desarrollo de los VI juegos paranacionales, han mostrado a esta comunidad con decoro, valentía, entrega y pundonor deportivo; es igualmente cierto que la estigmatización y la discriminación siguen siendo barrera para la inclusión social, laboral y productiva. Es por eso que, los desafíos para los nuevos mandatarios en el Departamento del Quindío y en todo el País, están relacionados con la apertura de espacios de contratación laboral, con adecuados procesos de selección, con programas de adaptación de los lugares de trabajo a sus requerimientos, que mitiguen los inconvenientes en sus entornos; además tienen que fomentar una verdadera cultura laboral inclusiva de emprendimiento con oportunidades de desarrollo profesional. 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net