Opinión / MAYO 23 DE 2022

Utópolis de ciudad

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Ser un ciudadano mundial hoy, implica desde el reconocimiento de las responsabilidades glocales, hasta cómo asumir tales compromisos en medio de las tendencias del conocimiento, la gobernanza y el desarrollo de la vida en comunidad. Por ello, la regularidad con que hacemos uso de términos como sostenibilidad, ciudades, competitividad, participación, equidad y muchos otros, subyace en la representatividad de estos en la dinámica territorial, lo que produce ese imaginario de desarrollo que al resonar del término inteligencia o tecnologías de la información impulsa a las instituciones a incorporarse en un modelo de ciudad denominada “Sostenibles, Inteligentes o Competitivas”. 

Según el Banco Mundial, alrededor del 55% de la población mundial vive en ciudades. En América Latina y el Caribe, el BID ha señalado que es la región en desarrollo más urbanizada del planeta, y se espera que alcance el 86% de la población viviendo en las ciudades en el año 2050. El panorama nacional según la Misión del Sistema de Ciudades del DNP indica que para el 2050 alrededor del 86% de la población total vivirán en los centros urbanos. Aunado a ello, el innegable crecimiento económico durante las últimas dos décadas tuvo lugar principalmente en las ciudades de tamaño intermedio, las cuales han registrado un crecimiento sostenido. Esto, hizo un llamado urgente al gobierno nacional a pensar, sobre el abordaje de dos dimensiones de trabajo prioritarias para las ciudades, que según la Banca de Desarrollo Territorial - Findeter, están relacionadas en el primer caso con las demandas de servicios (agua, aire y biodiversidad), suelo, vivienda, transporte, alimentos y servicios públicos y sociales, y en el segundo caso, los impactos sobre el ambiente (contaminación de aguas) y en el uso del suelo (suelos destinados a rellenos sanitarios).

Armenia, no es ajena a estos procesos, por ello a partir de la incursión en el programa “Armenia Ciudad Sostenible y Competitiva” se planteó “Promover políticas y acciones sostenibles e identificar proyectos que promuevan el desarrollo del municipio de Armenia y a la satisfacción de necesidades básicas de los ciudadanos en el marco del programa de Ciudades Sostenibles y Competitivas”.

Es de destacar que el proceso de incorporación al programa, hace un acercamiento a las demandas particulares de los actores, buscando atenderlas con cierta priorización en razón de tres estudios definidos en la fase de planeación y desarrollados en el diagnóstico, como son el de Mitigación del cambio climático, Vulnerabilidad y riesgos naturales, y Estudio de crecimiento urbano, a partir de lo cual se establecen una serie de acciones, que promueven el principio de sostenibilidad como es la implementación de semáforos inteligentes con el propósito de disminuir los índices de siniestralidad vial.

Esta escala de intervención no reemplaza las competencias en materia de ordenamiento territorial que están en cabeza de los municipios. Los territorios inteligentes, sostenibles y competitivos, más que una utópolis futurista de la apropiación tecnológica, son aquellos que se preocupan por la conservación de los ecosistemas estratégicos, que promueven la producción de espacio público de calidad para la gente y fundamentalmente donde se promueven espacios de participación y construcción colectiva de la ciudad.
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net