l
Opinión / JUNIO 17 DE 2024

Visión 2036

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Como me alegra leer que un hombre como el actual presidente de la Academia de Historia del Quindío haya presentado a la asamblea departamental del Quindío la necesidad construir la visión del Quindío para entregarla en su cumpleaños número setenta. Me alegra que un hombre con su conocimiento, y que ha participado activamente en la reciente vida de esta tierra, llame la atención sobre la prospectiva necesaria para ejecutar acciones que nos vuelvan al lugar en el concierto nacional que nunca debimos perder.

Hace décadas, cuando se aprendió de la necesidad de pensar los territorios y sus finalidades estratégicas, aprendimos que ya no se hacen por décadas sino medias centurias. Pero este será un tema de los técnicos, solo referenciare un proyecto de los vecinos que viene abriéndose espacio después de años de venirse incubando, se dio a la vida jurídica y hoy es generador de ejecuciones RISVALLEY Centro de Innovación y productividad, que aglutina a todos con una sociedad civil activa.

Ya en el pasado están las instituciones que no tuvieron ni la visión, ni la ejecución para cambiar el destino del departamento y deben dar paso a otras organizaciones y generaciones. Lo que sí creo debe hacerse es evaluar el real estado de nuestra organización territorial y plantear cómo actuar en la contingencia mientras pesamos y proyectamos, por ejemplo: ¿para qué le ha servido la RAP al departamento del Quindío? ¿En el famoso comité que aprueba la inversión de las regalías cuantos proyectos estratégicos se han aprobado que beneficien directamente al Quindío?

No me refiero a la ejecución de dineros en placas huellas o intervenciones en vías terciarias, que en estos inviernos y los que vienen se demostrará que aún no hemos logrado el objetivo de tener movilidad en el sector rural tan impactado negativamente en los últimos tiempos.

Hoy frente a la expectativa de recorte en la inversión del gobierno central, y ante el displicente trato de los vecinos,  tenemos que afrontar retos inmediatos y a mediano plazo para no quedar por fuera de las decisiones nacionales, hoy que no tenemos senador de la república y al parecer nuestra presencia en el congreso no es contundente en la defensa de los intereses regionales, la sociedad civil unida debe posicionar sus preocupaciones y soluciones, así fuere necesario convocar a los ciudadanos a que salgan a defender su terruño como lo invita permanentemente el presidente de la República.

Ya vemos cómo los informes de empleo, inseguridad y hasta de pauperización de algunas ciudades no se compadece con la realidad, con el día a día del ciudadano. No puede seguir siendo preocupación el ubicar instrumentos para imponer foto multas como ayuda tributaria, a un municipio que no la requiere, mientras la inversión en recuperar el centro de la ciudad y como ejemplo el Centro Comercial de cielos abiertos, o la urgencia de nuevas vías, parece estar en permanente estudio, pero sin ejecuciones contundentes. 

Y qué decir del debate del desarrollo integral del turismo en el departamento ahora que la cordillera demuestra el filón que representa para esta industria y las posibilidades que en las dedadas futuras nos permita reactivación económica. Ahí quedan las inquietudes para empezar a hacer, sin dejar de pensar y planear. Bienvenida la idea de sentarnos todos en una mesa para recuperar el tiempo perdido.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net