Opinión / MARZO 09 DE 2021

Visita histórica

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La visita por tres días al territorio milenario de Irak, de un papa católico, constituye un hecho histórico sin precedentes, después de fallido intento de Juan Pablo II en 1999, por razones de la cruenta guerra que esa región ha vivido desde la invasión norteamericana en la llamada Guerra del Golfo de 1991, ordenada por el expresidente Bush padre; en efecto, Francisco pronunció primero un discurso en Bagdad, la capital, después visitó a Nayab —donde se encuentra el mausoleo del yerno de Mahoma— y acudió más tarde a Ur, la patria chica del patriarca Abraham, Ur de los caldeos, según la santa Biblia; recorrió con fervor y unión con otros religiosos musulmanes, cristianos y católicos y señaló al mundo un derrotero de consuelo y esperanza.
La antigua Mesopotamia, el imperio sumerio, después Acadia, Asiria y Babilonia , donde se asienta en buena parte Irak, sitios de gran valor religioso, arqueológico e histórico, el comienzo de la humanidad, como bien lo describe con inteligencia el notable Samuel Noah Kramer, en una obra clásica La historia empieza en Sumer, publicada en 1956 pero de actualidad por un ser un clásico de historiografía moderna que recomiendo —inclusive se puede leer en Google— un bastión de civilización y cultura, que ha sufrido el permanente enfrentamiento de facciones y la entronización del extremista Estado Islámico —EI— y que durante estos años, ha destruido valiosos tesoros de gran valor histórico-cultural.
Un mensaje de un papa valiente a la minoría católica, a las religiones diversas, y al mundo entero, de paz entre los hombres, de consuelo al dolor y a la tragedia y de esperanza por un mundo mejor, en la víspera de las primeras y decepcionantes bombas de Biden a Siria.Con un profundo contenido religioso y geopolítico, Francisco visitó la tierra de Abraham, un personaje fundamental del antiguo testamento, le devuelve en persona la visita a quién forjó la historia de salvación, de acuerdo con voces bíblicas. Pero además se atrevió a pisar unas tierras martirizadas por el conflicto, lo que significa —sin duda— uno de los hechos más significativos de su pontificado, un consuelo a las minorías católicas y un mensaje universal de amor y comprensión humana. Una presencia que pueda significar devolver la paz a unos seres humanos que han vivido una tragedia atroz.

Nuevos académicos
La Academia de Historia del Quindío aprobó como académicos de número a la distinguida historiadora Gloria Mercedes Vargas Tisnés, oriunda de Montenegro y una larga trayectoria de investigadora en archivos y en estudios especializados; y a Hernando Alberto Gómez Londoño, brillante intelectual de Quimbaya, actualmente director de la biblioteca municipal. Al engrosar las filas de la augusta institución, les deseamos éxitos en las nuevas responsabilidades académicas. Bravo.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net