Opinión / JUNIO 23 DE 2022

¿Y ahora qué?

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

19 de junio de 2022, fecha para no olvidar por los resultados de las elecciones y las lecciones dejadas. Facilitó todo la llegada del momento esperado para construir un mejor país, hacer los ajustes posibles que por el voto piden los electores a sus elegidos realizarlos.

Por más dudas que generen los ajustes, las leyes del país serán el protector de la sociedad y las instituciones. Este es el instante de oír, construir, recortar diferencias, para que la sociedad civil reflexione y mire más allá; para dejar rencores, el racismo, ese dolor de patria en unos, cubrirnos de más optimismo y esperanza, pues ni se ha hundido ni se hundirá el barco. 

No es humillación para nadie, al contrario, a pesar de la variedad de problemas existentes cómo esa lucha por derrotar la corrupción, atractivo político de congresistas y aspirantes a la presidencia, se integró al país, eligiendo presidente al economista Gustavo Petro Urrego y, en especial, se unió en esa lucha a más de 20 millones de colombianos, más los que no votaron, pues el silencio de ellos, también exigen acabar esa Corrupción que destruye al país.   

Conociendo las expectativas del nuevo gobierno ¿quién incumplirá al país sus promesas electorales?  Unos congresistas elegidos y los que apoyaron al ingeniero Rodolfo, ya senador, en la lucha contra la corrupción, expresaron estar listos. Esa lucha por combatir la corrupción de los dos aspirantes a la presidencia es algo que no se había visto. 

Conociendo ya el nuevo presidente, obliga definir posiciones ante el gobierno, pues el país debe conocer con franqueza y no dar apoyo o guardar silencio en esta lucha. ¿Qué será de las otras reformas? ¿Cuál es el interés por el país?  ¿O fue una trampa electoral? 

El no apoyar lo que unió al pueblo y acabar la corrupción, ni tener voluntad e interés de apoyar ajustes para combatirla y favorecer las finanzas y al país, muestran a 50 millones de colombianos esa falsedad y peligro. Perdieron los que no les interesó la voz del pueblo ni el dolor de ellos, son el tipo de congresistas que por no quitarse sus privilegios ni apoyar otras reformas serán los impulsadores a futuro del deterioro del país.

¿Qué esperar de ellos? Bloquear al nuevo gobierno, impedir reformas o incendiar el país? Es impredecible lo que puede pasar. Ojalá, con el poder que tienen, recapaciten, actúen,  construyan, generen paz y bienestar al país sin necesidad de pararlo ni dividirlo. Visionen amor, integración y no rencor. Cambien, por el bien del país.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net