Opinión / JULIO 26 DE 2021

¿Y nosotros...qué?

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Dice nuestro adagio: “Todo el mundo ve con verdor el predio ajeno”. Pero nosotros que fuimos los que en su momento generamos grandes ingresos a la nación sin importar lo pequeño del territorio, vemos que no ha sido solo el olvido de los gobiernos, sino la falta de inversión que jalone el desarrollo de esta tierra y siembre para el renacimiento de la economía local.

Ojalá algo de la pequeña bonanza cafetera que se avizora nos pueda paliar algunos de nuestros males. Pero mientras tanto hay que vivir en nuestro presente y nuestro gris futuro al compararnos con nuestros vecinos y aliados. Mediante el Conpes 4032 con fecha de julio 19 de 2021, se da la “Declaración de importancia estratégica del proyecto Mejoramiento de la Capacidad instalada asociada a la prestación de servicios de salud nacional para la construcción y dotación del hospital regional de alta complejidad Carolina Larrarte-Nuestra Señora de Los Remedios del departamento de Risaralda.”

Se destinaron aproximadamente 200 mil millones de pesos por cada año en 2022, 2023 y 2024, fuera de la inversión en el proyecto que fue inicialmente importante. Generará 1.000 empleos directos, entre sector salud y administrativos. Me alegra por Risaralda. Pero me entristece que hace más de veinte años se hablaba hasta de zona franca de salud en el Quindío por la calidad de nuestras especialistas. Me entristece ver a los nuestros tener que acudir a citas con el consabido sobrecargo del transporte interdepartamental.

Y así seguimos como la cola. Seguimos eligiendo gente de afuera, como dicen los nuestros. Es hora de repensar en nuestra clase dirigente y sus resultados. Seguimos ladrando sobre la doble calzada Calarca-La Paila, y muchas ideas y proyectos que no se concretan. La mirada del Estado central es indolente, algunas obras dicen que son para nosotros, nada más eufemístico, el túnel de La Línea, el paso nacional y la infraestructura es para todo el país.

Es hora de dejar de ser manumisos, firmadores de compromisos y pactos que solo benefician a los demás, y en los cuales no ponemos nuestros proyectos y necesidades como prioritarias. Mirar al Valle, exigir del gobierno nacional un trato acorde con nuestra situación geográfica y estratégica. La pasividad y poca injerencia en el gobierno central y la indiferencia del centralismo, aun con los partidos, nos debería avocar a la rebeldía para exigir decisiones.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net