l
Opinión / ENERO 15 DE 2023

Altos peajes y vías sin concluir

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Otro anuncio esperanzador que el actual gobierno había hecho a los colombianos que a diario deben movilizarse por las carreteras del país resultó fallido; esta semana, en relación con el control a las tarifas de los peajes, comenzó a regir, como siempre, al inicio de cada año, el correspondiente incremento. El gobierno, no obstante, ordenó este viernes congelar y reversar este incremento para los concesionarios de los peajes lo que ha generado dudas sobre cómo asumirá el costo respectivo.

Y en el caso del Quindío, más notorio y sorpresivo aun, cuando la empresa Autopistas del Café, concesionario desde el año 1997 de tales cobros, le ha aplicado un aumento a su tarifa de $2.000 al pasar de $15.300 a $17.300, en un trayecto que es relativamente corto entre Armenia y Pereira, pero con el agravante que la obra con doble calzada aún se encuentra sin terminar. Paradójicamente, es el peaje más costoso de todo el Eje Cafetero y de muchas otras regiones del país y así lo ha sido desde que se estableció. Muy grave si, que sea  forzoso el paso por el casco urbano de Pereira para quienes requieran trasladarse hacia la capital de Caldas y que en horas pico por la capital risaraldense se gaste más de una hora el paso hacia el viaducto, obligando a muchos conductores a invadir el carril exclusivo del Megabus, lo que desde luego constituye una clara violación de tránsito e incluso una falta de respeto para quienes se someten al trancón. Y quienes optan por tomar la variante de Condina, por lo regular, deben someterse por igual a los graves trancones que  ocasiona el desvío de muchos vehículos hacia Marsella.

Sobre la empresa concesionaria de la construcción de 215 kilómetros de carretera en el Eje Cafetero y Valle del Cauca, se sabe que ha gozado de los más increíbles privilegios de parte de las entidades tanto contratantes como de fiscalización y control de las obras de parte del gobierno, al no exigir el cumplimiento de lo pactado para unas obras que ya debieran estar debidamente concluidas y en servicio desde hace ya años. No ha faltado quien califique este proceso como el odebrechito cafetero. Y antes que aplicación de sanciones contempladas para estos casos de incumplimientos, las autoridades nacionales, como “premio adicional”,  desde el alto gobierno, incluidas la anterior vicepresidenta, la ministra del Transporte y director de la ANI, dejaron todo el andamiaje listo, para que la misma concesionaria, a través de una firma de la misma compañía para evadir impedimentos legales, obtuviera a base de diversas triquiñuelas la adjudicación de la doble calzada La Paila - Calarcá, desplazando de forma irregular e injusta a la firma  Vías del Bicentenario que contaba con la prioridad para obtenerla y que durante más de dos años fue requerida para que presentara estudios y ajustes adicionales al proceso, incurriendo en cientos de millones de pesos de costos para atenderlos en los términos y tiempo exigidos. 

Supuestamente la vía iba a ser asumida con recursos de Invías, que obviamente no tenía disponibles, como mecanismo para descartar al primer proponente, tal como en este mismo espacio fue denunciado en su momento. Sigue entonces esta vía afrontando los trastornos de siempre: congestiones, altos costos y largo tiempo en desplazamientos.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net