l
Opinión / JULIO 09 DE 2023

Auge de la ciberdelincuencia

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Los fraudes e intentos de fraude por internet se están convirtiendo día a día en prácticas de común ocurrencia, cuando los ciberdelincuentes se las ingenian de todas las maneras habidas y por haber para apoderarse del dinero de quienes acostumbran a realizar sus transacciones por esa vía, práctica que toma fuerza en el mundo financiero global y frente a lo cual es necesario activar continuamente todos los mecanismos de defensa a nuestro alcance.
 

Esta semana, un amigo me comunicó lo que le sucedió cuando intentó renovar el Soat de su vehículo, al acoger mensaje de texto que desde días atrás le venían anunciando presuntamente a nombre de la compañía Sura Seguros donde lo tenía expedido que se le estaría venciendo en tal fecha y procediera a renovarlo, haciendo clic en un enlace que se le incluía allí, para facilitarle el procedimiento. En efecto, así lo hizo en esa fecha pues lo que le dio mayor confianza, fue que le anexaron toda la información del vehículo para que la confrontara con las de su tarjeta de propiedad, lo que efectivamente pudo corroborar. A través del sistema PSE (Pago seguro en línea) a donde lo remitió el presunto tramitador de la póliza como medio de pago, procedió a cancelar de su cuenta Bancolombia, el valor correspondiente ($624.000), transacción que luego le fue notificada y confirmado el pago mediante correo electrónico a nombre de la empresa Mercadoseguro Colombia S. A., lo que también le fue confirmado por la misma entidad bancaria. Incluso mediante el mismo tramitador quien le envió igualmente mensaje para que descargara el soporte correspondiente, lo que no le permitió hacer aduciendo que no tenía impresora disponible. Ingresó a la página de Sura para verificar que su póliza sí había sido renovada, con la mala sorpresa de un aviso en pantalla indicándole que sus datos no coincidían con póliza alguna allí expedida, mensaje que se repitió una y otra vez hasta el día siguiente, cuando procedió a comunicarse directamente con esta aseguradora, donde le manifestaron que había sido víctima de un fraude ya que su póliza no se encontraba renovada y se le sugirió hacer los reportes respectivos a las autoridades de fiscalía, policía y del banco, para evitar que siguieran estafando a otras personas. El asesor de Bancolombia, por su parte, le dijo que debía contactarse directamente con Mercadopago, por cuanto el dinero efectivamente fue transferido a su cuenta. El amigo hizo esto y en esa empresa le aseguraron que analizarían lo sucedido validando la cuenta de la contraparte y en caso de encontrar alguna irregularidad en su cuenta, la inhabilitarían de su plataforma, que tan pronto finalicen este análisis lo contactaran vía correo electrónico para informarle. Hasta el momento de escribir esta columna, no lo habían contactado. 

Una historia real para que la tengamos muy presente quienes acostumbramos a hacer transacciones por internet y sobre lo cual la ciberdelincuencia, asume tantas manías incluso frente a los más experimentados cibernautas. Se sabe que Mercadopago es una reconocida plataforma de pagos que se integra a Mercado libre y otras tiendas y permite que se paguen compras realizadas por internet, según su imagen corporativa “bajo los más altos estándares de seguridad, tanto para el comprador como para el vendedor”.  Esperemos que esto sea ratificado con el amigo y le sea solucionado de forma favorable y pronta su problema, después de todos los dolores de cabeza que le ha ocasionado. Una alerta más de precaución tanto con esta como con las demás plataformas de pago.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net