l
Opinión / SEPTIEMBRE 26 DE 2018

‘Luciana’, la bebé que esperábamos

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

La llegada de los hijos al hogar se encuentra permeada por diferentes fenómenos: depende de la familia donde llega, de la edad de los padres, de la madurez de la pareja y la relación, incluso depende del apoyo de las familias extensas o grupos de apoyo primarios. Debemos tener en cuenta muchos procesos para gozarnos esta bella etapa de ser padres, reconociendo que no solo seremos padres sino que somos seres integrales que no podemos descuidar los otros aspectos de nuestra vida.

Si hablamos de una pareja de adultos jóvenes en un hogar nuclear podemos dar algunas recomendaciones que pueden ser valiosas para afrontar esta etapa.

  1. Disminuir la ansiedad: cuando llegan los hijos pareciera que se dispara en nuestra mente y cuerpo las reacciones y pensamientos de ansiedad y temor, tenemos tantas expectativas que es difícil no sentir ansiedad, debemos entender que podemos ser más reales y generar expectativas mucho más aterrizadas, entender que nuestros hijos pueden ser felices sin necesitar muchas cosas para ello.
  2. Entender el desarrollo: tal vez una de las tareas importantes de esta etapa es leer mucho sobre las etapas iniciales de nuestro hijo para entender lo que es normal y lo que puede salirse de la normalidad, esto nos tranquilizará en los momentos nuevos, una recomendación que siempre hago es que nos paremos en una sola teoría para entender el desarrollo, no leamos de todo lo que encontramos en internet, esto es armar una colcha de retazos que nos confunde más.
  3. La alianza es con nuestra pareja: hay algunos padres o madres que desplazan a su pareja cuando llega el niño, tratemos de generar una alianza fuerte con nuestra pareja, no desplacemos esta figura tan importante en nuestra vida, los hijos no deben ser un motivo de aislamiento, recordemos siempre que ellos agradecen más la alianza que podamos tener entre los padres y su desarrollo también lo agradecerá.
  4. El apego es importante: en las primeras etapas del bebé es muy importante la construcción del apego, las figuras paternas deben estar muy presentes, el bebé debe sentir el contacto del padre y la madre constante, cuando solicite atención debemos llegar inmediatamente a su lado y tener contacto físico, verbal y emocional con él, en esta etapa no es bueno dejarlos llorar y que sientan desesperanza porque sus padres no llegan a su búsqueda.
  5. No integremos la tecnología: entre menos contacto tengan los bebés con la tecnología, mejor. Dejemos que tengan su desarrollo sicomotor cargado de experiencias, permitamos que tengan contacto con la tierra, con el pasto, con el sol y muchos elementos en nuestro entorno, el bebé requiere percibir el mundo utilizando todos sus sentidos, no dañemos esto poniendo un juego en el celular o enseñándoles este plano interactivo que puede afectar algunos procesos del desarrollo.
  6. Volvamos a pensar en nosotros: recuperemos cada proceso como seres armónicos e integrales, sigamos sintiendo como hombres y mujeres, recuperemos cuanto antes nuestros hábitos alimenticios, ejercicio físico, espacios sociales y por supuesto la sexualidad, nuestro cuerpo y mente lo merecen.

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net