l

Fauna / MAYO 25 DE 2024 / 3 semanas antes

El mimetismo entre las mariposas es para evitar los depredadores

Autor : Alberto Gómez Mejía / Especial para LA CRÓNICA

El mimetismo entre las mariposas es para evitar los depredadores

Mariposa tigre, Eueides vibilia, una de cuyas subespecies, la E. v. vialis, es un ejemplo de mimetismo mülleriano con la subespecie Actinote pellenea limbata, otra mariposa nativa. Foto : ANDREA RAMÍREZ DEL JARDÍN BOTÁNICO DEL QUINDÍO.

Colaboración especial del Jardín Botánico del Quindío para NUEVA CRÓNICA QUINDÍO.

El mimetismo en Biología consiste en que una especie imita de otra los colores y formas. En algunos casos, por ejemplo, mariposas apetecibles para los predadores copian las características de otras que son tóxicas o desagradables, y de esta manera se camuflan y evitan así ser devoradas. Se le conoce como “Mimetismo batesiano”, descubierto en 1862 por Henry Walter Bates, un naturalista inglés, quien acordó en 1848 con su colega y compatriota Alfred Russel Wallace realizar una expedición a la región amazónica, pero a su regreso Wallace perdió todo lo que había recolectado debido al naufragio de su barco; y en cambio Bates llegó con 14.000 ejemplares, casi todos insectos, muchos de ellos desconocidos por los científicos. Eso hace parte del saqueo que hicieron todos los imperios (y que en algunas partes lo siguen haciendo), pero que al mismo tiempo contribuyó notablemente al avance de las ciencias biológicas.

Lo asombroso con el mimetismo es que las aves y otros animales que habitualmente se alimentan de tales mariposas aprenden a reconocer el significado de esas coloraciones de advertencia, que los científicos han llamado “colores aposemáticos”. Las mariposas “educan” así a sus predadores. Algunos las ingieren, pero aprenden que no deben hacerlo nunca más.

Cuando tenía 31 años el médico alemán Johann Friedrich Theodor Müller se fue a vivir a una colonia alemana en el sur de Brasil, frente al océano Atlántico, llamada Nossa Senhora do Desterro (Nuestra Señora del destierro). Corría el año 1852. Visitó como naturalista buena parte de ese país, y allí murió a los 76 años. El lugar se llama hoy Florianíápolis. Hizo Müller enormes aportes a la ciencia en temas muy diversos, dentro de los cuales se destaca uno especial que lleva por nombre “Mimetismo mülleriano”, publicado en 1878.

Leer: En dos años 24 reses habrían sido atacadas por osos y pumas

El mimetismo mülleriano es parecido al batesiano, que se ha expuesto. La diferencia es que en este caso ambas especies que se copian en sus colores y diseños son tóxicas o poco gratas al paladar. Los científicos lo resumen como “similitud evolucionada entre especies desagradables”. Inclusive lo han encontrado en muchas otras especies de grupos animales diferentes a los lepidópteros o mariposas. Para que el lector se asombre en este caso de mimetismo las especies juegan al número de ejemplares que son depredados cuando hay diferencias en las poblaciones de cada una. ¡Podría decirse que son probabilidades matemáticas elaboradas por animales! En todos estos temas subyace el aspecto fascinante y poco conocido de la inteligencia de la vida natural.

Está claro que una especie solo podrá copiar a otra en las siguientes generaciones, porque obviamente ella no puede variar su coloración por sí misma. ¿Cómo opera ese proceso? Es un asunto bien complejo de dilucidar y de explicar.

Algún día lo sabremos.
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net