l
Opinión / DICIEMBRE 06 DE 2017

“Desarrollo de las familias”

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

"Las familias siguen creciendo a lo largo del tiempo."

 

Las familias sufren cambios y etapas que afectan el equilibrio emocional de sus miembros, pareciera que siempre tenemos que estar en constante cambio y adaptación, en ocasiones no nos acostumbramos aún a una etapa vital y ya está llegando otra totalmente diferente que cambia nuestro entorno.

Si hablamos de una familia tradicional compuesta por un hombre y una mujer que decide casarse o convivir, al principio vemos que es una etapa de reconocimiento del otro, de sus costumbres y formas de vivir, después de un tiempo posiblemente puede ser una familia joven con hijos recién nacidos, esto trae un reto mayor ya que en la mayoría de los casos los padres traen todo su esfuerzo al soporte y crianza de este bebe; con la llegada de otro hijo se consolida una familia joven con varios hijos preescolares, en este caso los padres están en el proceso de aprendizaje de cómo consolidar la familia sin afectar a ninguno de los hijos, tratando de ser equitativos y generar un proceso equilibrado de reglas y limites.

Los hijos crecen y los padres van jugando papeles diferentes en cada etapa. Cuando los niños entran al colegio viene la etapa de la familia con hijos escolares donde se crean hábitos de estudio, organización del tiempo, conciencia de las consecuencias, los padres se enfocan en consolidar los principios familiares y aportar al desarrollo escolar, ayudan a realizar algunas tareas, le revisan los cuadernos a los hijos, realizan un seguimiento constante para que cuando ingresen al bachillerato sean completamente independientes en sus actividades escolares.

Luego se convierten en familias con hijos adolescentes, entra en nuestra casa el fantasma social, se ve el interés de nuestros hijos en compartir más con sus amigos que con la misma familia, se concentran en encontrar su propia identidad, se dan cambios en las conductas.

Con el ingreso a la universidad o a un trabajo, los hijos rescatan su independencia, en algunos casos se van a otra ciudad o parten de la casa (emancipación), esta puede ser una época dura para algunas familiar ya que se deben acostumbrar a una nueva forma de familia. Con los hijos emancipados los padres llegan a la etapa del nido vacío, sienten que su casa esta sola y que todo el tiempo que dedicaban a sus hijos les sobra.

Permitamos que nuestros hijos consigan su independencia, salgan del nido y cuando esto pase si estamos aún con nuestra pareja, permitamos que esta etapa sea un nuevo enamoramiento, tal vez habíamos esperado durante mucho tiempo para estar tranquilos desde muchos aspectos y cuando lo conseguimos nos sentimos vacíos y no lo aprovechamos.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net