Al descubierto / SEPTIEMBRE 11 DE 2022 / 3 semanas antes

Corto quindiano elogiado en Festival de Cortometrajes de Mujeres Colombianas Directoras y/o Productoras

Autor : Alejandra Ovalle

Mariana Velásquez dirigió Un Apellido de Mierda, el audiovisual que obtuvo el reconocimiento del público.

En el marco del II Festival de Cortometrajes de Mujeres Colombianas Directoras y/o Productoras, Mariana Velásquez Salazar, estudiante de noveno semestre de Comunicación Social-Periodismo de la Universidad del Quindío, obtuvo el reconocimiento del público con el cortometraje Un Apellido de Mierda.

Este cortometraje fue dirigido por Mariana Velásquez quien también escribió el guion, la asistente de dirección fue Karen Dahiana Guapacha, la producción estuvo a cargo de Marcela Retrepo Quintero, la directora de fotografía fue Valentina Torres Barragán, la dirección de arte estuvo a cargo de Melissa González Morales. “Somos un grupo de 12 compañeros, este fue un proyecto de la materia de Televisión I de la universidad, bajo la orientación del docente Ricardo Alonso Vejarano. Lo trabajamos entre marzo y julio”.

Mariana tiene 21 años. Nació en Manizales, desde los 6 meses vive en el Quindío y se graduó en el 2017 del colegio la Sagrada Familia de las Hermanas Terciarias Capuchinas de Armenia

Estudió Comunicación Social - Periodismo porque después de culminar el colegio “me di cuenta de que tenía aptitudes para la parte social, entonces elegí esta carrera para centrarme en medios y en la parte organizacional de la carrera. Ya más adelante me interesé en el mundo audiovisual. Quisiera desempeñarme en áreas organizacionales, sin embargo, no me cierro a lo audiovisual, esta experiencia en el corto hizo que me pareciera extraordinario este campo”.
 


Mariana Velásquez Salazar, estudiante de la Universidad del Quindío, dirigió y escribió el guion de la producción.


Háblenos sobre el cortometraje que dirigió

Este corto surgió de una historia familiar. Mi familia es muy grande y se habla mucho del bisabuelo y la bisabuela. Mi bisabuelo era francés y un hijo de él, que aún vive, se ha encargado de inculcar la historia de él en todos, su llegada a Colombia y a Pensilvania, un pueblo muy elitista entonces y ahora.

Él llegó acá por una misión como seminarista. Por su apellido Bourthoumieu, sufrió por mucho tiempo bullying porque no sabían pronunciarlo, luego alguien lo tradujo y como significaba: bulto de mierda, desencadenó más burlas. Él se encargó de cambiar su destino. Se relacionó con una de las familias más importantes -eran los dueños del pueblo- allí y se casó con Etelvina, mi bisabuela.

Después se retiró del seminario y ahí le otorgaron el poder para hacer el mapa del Viejo Caldas, él era cartógrafo e hizo el primer mapa de Caldas, tarea que le llevó 10 años. Tras culminar, él envió la primera versión del mapa a imprimir a Francia y fue el primer mapa a color de Colombia y el primer mapa realizado en papel del Viejo Caldas.

Esa historia es narrada en el corto. Se grabó en la Finca Castañuelas, algunas escenas también fueron en un colegio de Circasia y una fonda en Barcelona baja.

Otras tomas también las realizamos en la universidad del Quindío.

¿Cómo fue la participación en el Festival de Cortometrajes?

Nosotros vimos la convocatoria y decidimos inscribirnos para poder sacar el corto a la luz. La experiencia fue muy grata, es un festival muy importante y fue la primera vez que mostramos a otras personas el cortometraje. Hubo comentarios positivos de los jurados. Obtuvimos la mención de honor por la selección del público.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net