Colombia / DICIEMBRE 08 DE 2022 / 1 mes antes

Proyecto de ley busca tipificar como delito el retiro del preservativo sin consentimiento

Autor : Mayra Alejandra Ovalle Peñuela

Proyecto de ley busca tipificar como delito el retiro del preservativo sin consentimiento

Foto : Pexels

Según se determinó, el delito podría dar entre 2 y 4 años de cárcel. 

Avanza en el seno del Congreso Nacional el trámite del proyecto de ley que busca tipificar como delito la práctica conocida como stealthing: retirarse el preservativo sin consentimiento. El 29 de noviembre, el proyecto fue aprobado en primer debate por la Comisión Primera de la Cámara de Representantes y espera discusión de segundo debate en plenaria. 

El proyecto que busca convertirse en ley de la república hace eco a quienes afirman haber sido víctimas de una práctica (stealthing) que hasta hace muy poco se reconoció como una violencia por considerarse que vulnera un derecho y pone en riesgo la salud. Sin preservativo, la posibilidad de contagio de una enfermedad de transmisión sexual o de un embarazo no deseado es muy alta.

Por medio de este proyecto de ley se define como delito autónomo al retiro del “condón, preservativo u otra barrera de protección sexual durante las relaciones sexuales sin el consentimiento verbal explícito de la otra persona. Así mismo, se agrega un parágrafo al artículo 210-A del Código Penal de manera que se considere como acoso sexual otra modalidad de la misma práctica”.

Sobre este último, en el proyecto de ley se determina: “Artículo 210-B. Retiro del condón, preservativo o barrera de protección sexual sin consentimiento. Quien durante el acto sexual realice acceso carnal tras retirar de manera consciente un condón o preservativo del miembro viril sin el consentimiento verbal explícito de la otra persona, incurrirá en prisión de dos (2) a cuatro (4) años. A la misma sanción estará sujeto quien continúe una relación sexual tras retirar sin el consentimiento verbal explícito de la otra persona cualquier barrera de protección sexual como un condón femenino, diafragma, capuchones cervicales o esponjas anticonceptivas, entre otros”.

La práctica no solo vulnera a mujeres, pues también se han presentado casos en los que las víctimas son hombres. A través de la iniciativa se pretende disminuir los índices de violencias basadas en género, que en Colombia son altos. De acuerdo con el boletín número 29 de la Corporación Sisma Mujer: “Durante el año 2021, según cifras del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses (INML-CF), la violencia intrafamiliar ejercida por parejas o exparejas en contra de mujeres en Colombia aumentó en 11,89 % con respecto al año 2020. Por cada hombre violentado por su pareja o expareja, cerca de 7 mujeres son víctimas de este tipo de violencia”. 

Igualmente, a partir de cifras entregadas por Medicina Legal, Sisma Mujer, “en 2021, la violencia sexual contra las mujeres en Colombia aumentó en un 21,11 % con respecto a 2020. Al menos una mujer fue víctima de violencia sexual cada 28 minutos”. 

Aunque en Colombia no se cuenta con estudios en los que se evidencia la conducta que busca dismunir el proyecto de ley en curso, la iniciativa parte de investigaciones que se han realizado en otros países, como la de Kelly Cue Davis publicado en el 2019 -en Washington-: el estudio fue “realizado en 503 en mujeres de entre 21 y 30 años. Respecto a la resistencia del uso del condón concluyó que un 12 % de las participantes habían sido víctimas de esta práctica. El estudio afirma, en todo caso, que los datos pueden subestimar la ocurrencia de esta práctica, considerando que el retiro del condón sin consentimiento puede ocurrir sin el conocimiento de la víctima”.

A nivel internacional, otros países ya se han aproximado de manera legal y judicial frente al stealthing, entre ellos, Chile, Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda y Reino Unido. También mediante este, se busca generar campañas de pedagogía y concientización en las que se dé a conocer no solo que la práctica en mención es un delito, sino que se expliquen los mecanismos de denuncia y reparación en caso de que se cometa stealthing

Estefanía Osorio, abogada y docente se pronunció sobre el tema: “Este tipo de conductas siempre han estado ocultas o invisibilizadas. Se manejaban a puerta cerrada, de ahí la importancia en un primer momento de hablar de los derechos humanos de la mujer y, en segunda instancia, de cuidar y resguardar la libertad, integridad y formación sexual. Cuando hay una relación sexual consentida con preservativo, la persona que se lo pone debe procurar siempre tenerlo”

Asimismo, enfatizó: Si el consentimiento fue dado para el uso con preservativo no se lo puede quitar porque faltaría a la integridad de la otra persona, que está vulnerable en la situación. Por eso debe ser un tipo penal autónomo, quien se quite el preservativo sin consentimiento deberá tener una sanción punitiva”.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net