l

Por Ejemplo / ENERO 31 DE 2024 / 2 semanas antes

La novedosa apuesta artística digital de Elison Veloza

Autor : Laura María Espinosa Estrada

La novedosa apuesta artística  digital de Elison Veloza

A través de su collage digital crea un mundo propio de ilusión, con perspectivas del mundo divididas, pero llenas de arte y esencia por donde cruce la mirada. 

Elison Veloza Lifad nació en 1990 en Génova, Quindío. Se graduó como profesional en filosofía de la Universidad del Quindío y cuenta con maestría en educación de la Universidad Minuto de Dios. Tiempo después se convirtió en gestor cultural en actividades que tienen que ver con la literatura; también ha dirigido y trabajado con la fundación Torre de Palabras, que organiza el Encuentro Nacional de Escritores Luis Vidales, este le ha dado paso a otras actividades de gestión cultural relacionadas con la literatura y la formación de lectura realizadas en La Tebaida y Montenegro, que es el pueblo donde reside. 

Este ser inquieto por aprender y reconocer en cada proceso su vida e identidad misma, decidió unir la filosofía no solo a las humanidades, sino también al arte; motivo que le dio a conocer la fotografía, el arte misma a través de la imagen como lo ha definido; una imagen que se fue transformando con varios matices, sentires y motivaciones, hasta llegar a la fotografía o collage digital, la misma que le mostró su sensibilidad hacia el mundo, y que le permitió unir un alma detrás de esas obras, con conceptos transversalizados que se convirtieron en sus lentes para observar de nuevo el mundo. 

¿Por qué le apostó a la gestión cultural? 

La respuesta más sencilla es que en la medida en que uno va madurando, va identificando su perfil, y la filosofía tiene que ver mucho allí, esta me abrió una perspectiva del mundo bastante interesante, me considero un humanista existencialista y en este sentido las decisiones que tomé por mí y por la sociedad se vuelven importantes; una cuestión filosófica de últimas, pero que si uno acepta en alguna medida que la filosofía también puede ser un modo de vida, eso le da cierto significado a lo que se hace y a la idea de compartir lo poquito que uno sabe. Hay unas ideas en la literatura y filosofía que me parecen interesantes y de allí que se vuelva casi que una acción natural hacer promoción de lectura. 

¿De qué forma ligó lo humano y cultural al arte, por qué hacer fotografía?

La filosofía no es ajena ni a las humanidades ni al arte y por esta cuestión de mostrarse también el arte tan cercana a las humanidades, a la filosofía y a la literatura, empecé a conocer la fotografía, el arte a través de la imagen. Empecé haciendo fotografía de calle, luego estuve haciendo fotografía documental, sobre todo relacionada con el paro nacional de hace dos años; considero que hice un trabajo allí que obtuvo cierto reconocimiento nacional y ahora ya estoy probando con el arte digital. 

¿Por qué decidió apostarle a la digital?

Hay un afán allí por querer contar y narrar mi propia vida y el mundo, llegué a un momento donde sentí que la fotografía necesitaba unos medios diferentes, unas condiciones diferentes, y sentí que ya no podía expresarme tan bien a través de ella, aunque sé que es posible hacerlo. El arte digital me eliminó esas barreras que si bien son prejuicios, no se hicieron así patentes en esta arte, entonces me abrí todo un mundo de posibilidades para empezar a compartir esas otras reflexiones y apreciaciones que tengo sobre lo que sea que fuere mi tema de interés en ese momento, que puede que sea mi vida, algo sobre el mundo, alguna reflexión sobre arte, alguna idea sencilla, entonces este es un medio más para comunicar algo que yo quiero decir contando también que considero que me gusta estar aprendiendo y encontrar una nueva forma, aprender de ella y saber que esta también me va a servir, es bastante atractivo para mí. 

¿Qué intenta plasmar, cuál es la identificación y sentido que usted le da?

Yo creo que mucha introspección, tengo algunas dificultades de ánimo, soy diagnosticado con depresión, entonces esto se vuelve catártico en algún sentido, pero también incluye allí mi forma de reconocer de forma personal esta condición sicológica. Este se vuelve un medio para explicar un poco el existencialismo y la filosofía, se vuelve un vehículo para contar un poco qué es el existencialismo o cómo lo vivo yo. Lo que yo hago es una técnica que se llama collage digital, pero la idea que nosotros conocemos de collage es el análogo de revistas y periódicos, pero este consta más de tener una serie de periódicos o revistas, tomar un par de objetos de una hoja que me guste, y los uno en una hoja aparte en una narrativa única, pero todo a través de medios digitales. Para esto no solo uso fotografías que yo tome o que tome de la red, porque en esencia el collage es esto, tomar lo que en la red hay disponible, sino que también uso la inteligencia artificial, hay algunos elementos de esta narrativa que yo creo, producto del trabajo artístico que hago con la inteligencia artificial.

¿Qué fue lo más complejo al pasar de fotografía convencional al arte digital?

Algo que además me ha parecido bastante interesante, digamos que estas formas de expresión terminan por ayudarnos a conocer facetas diferentes de uno mismo, la gran virtud de la fotografía es que debo ser un excelente observador que debe estar pendiente de los detalles, de lo que algunos fotógrafos reconocidos llaman el ‘momento decisivo’, entonces el ojo y la mente siempre están abiertas para encontrar en la calle o donde fuere este momento importante; no así con el arte y collage digital, porque ya no estoy observando, sino que estoy recreando a través de la imagen un concepto sobre el cual ya he reflexionado e investigado antes. Diría que el arte digital es una forma de traducir si se quiere una reflexión o un concepto, en cambio con la fotografía lo que hago es buscar afuera y crear a veces un escenario que se propicie o se identifique con este concepto que yo quisiera trabajar. 

¿Qué logra identificar como persona este proceso, este medio y fotografía que encontró tan suya, la digital?

Creo que me representa como alguien inquieto por aprender, pero sensible al mundo, si le podemos llamar así indistintamente a un alma detrás de esas obras, diría que es la sensibilidad, considero que el mundo me toca, me duele, que estos conceptos los cuales son mis lentes para observar el mundo, están allí siempre presentes, entonces mi obra completa está transversalizada de inicio a fin por esta cuestión de la sensibilidad hacia el mundo. 

El mundano es estático, no es algo que sucede allí, aunque es algo que sucede allí indiferentemente de mi control, pero he cultivado en alguna medida la sensibilidad para reconocer que no es algo que se mueve porque sí, sino que hay algo hasta poético detrás de ello. El collage digital, si bien la mayoría de temas, la mayoría de los que hago tienen que ver con el existencialismo, uso el arte digital pero a través de una subcorriente de la pintura que es el surrealismo. Mis collages apuntan todos a escenarios surreales, con la particularidad de esto que cada uno de los elementos que componen la escena, son elementos y objetos que identificamos en nuestra cotidianidad, pero que en un plano surrealista se transforman, cambian un poco de formas, se vuelven extraños, haciendo que sea una suerte de dualidad para el espectador porque se está encontrando con una escena un poco difícil de aprender, pero todos los elementos son comunes, de alguna forma familiares para nosotros. 
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net