l

Por Ejemplo / MAYO 17 DE 2016 / 8 años antes

"Transitemos a un país donde la violencia sea un hecho del pasado"

“Transitemos a un país donde la violencia sea un hecho del pasado”

Alirio Uribe Muñoz, congresista del Polo Democrático.

Alirio Uribe Muñoz es abogado y representante a la Cámara por Bogotá de la bancada del Polo Democrático Alternativo y en el Congreso funge como vicepresidente de la comisión segunda y miembro de la comisión de paz y derechos humanos.

Su trayectoria como jurista está enmarcada en los 23 años que trabajó con el colectivo de abogados José Alvear Restrepo, donde llevó más de 200 acciones legales en representación de la parte civil por violación de derechos humanos, lo que le sirvió para ser el representante de las víctimas en casos muy conocidos como el del asesinato del periodista Jaime Garzón, el del último senador de la Unión Patriótica Manuel Cepeda Vargas y en el crimen del profesor Alfredo Correa de Andreis.

El congresista habló con LA CRÓNICA en su paso por Armenia, donde fue invitado especial para cerrar uno de los temas del diplomado ‘Escuela de liderazgo para la paz’ que se realiza en el departamento.

 

¿A qué se debe su paso por Armenia?
Vine a presentar un balance de los acuerdos de paz en el marco del diplomado de ‘Escuela de liderazgo para la paz’ liderado por la universidad del Quindío y la Universidad Tecnológica de Pereira.

Mi ponencia abarcó todo lo que tiene que ver con el acuerdo de víctimas, comisión de verdad, justicia especial para la paz y garantías de no repetición que son los temas centrales del acuerdo.

Me parece que es un escenario importante porque lamentablemente en los medios de comunicación se oye más el ruido de los que están en contra de las negociaciones, pero no se hace un estudio serio de los términos de los acuerdos.

 

Las personas no tienen conocimiento profundo y real de lo que está sucediendo en La Habana, ¿a qué cree que se debe eso?
Yo creo que es un tema de falta de cultura política y cultura de paz, también hay un déficit en la pedagogía de los acuerdos. Yo le hago un llamado a todos los ciudadanos aquí en Armenia, en Calarcá y en el departamento para que leamos los acuerdos.

Si tú miras el acuerdo de tierras son 20 páginas, el acuerdo sobre drogas y cultivos ilícitos es de 19, el acuerdo sobre reforma política son 20, el más largo es el de justicia, verdad y garantías de no repetición que son 63 páginas, yo le diría a todos los ciudadanos que el primer ejercicio que hay que hacer para tomar una posición sobre los acuerdos de paz, es leer el contenido de los mismos.

 

Si es tan importante conocer los acuerdos, ¿por qué no usar un mecanismo para que la gente los conozca?
Le hemos dicho al gobierno y a todas las autoridades locales la importancia de una campaña de difusión y de pedagogía, para que realmente la ciudadanía se apropie de los acuerdos, de hecho en el proyecto de plebiscito que se aprobó, el artículo quinto establece eso, que haya una estrategia también con los medios de comunicación, tanto públicos como privados para garantizar que la gente tenga una apropiación de los contenidos de los acuerdos.

 

¿Cuál es su percepción sobre los acuerdos de paz?
Yo creo que estamos en un momento muy importante e insisto en que después de la independencia nacional, la terminación de la guerra en Colombia es una noticia muy buena.

Estamos en la recta final y considero que en cuestión de semanas se debe estar produciendo la firma de la totalidad de los acuerdos, esto quiere decir que se han dado grandes avances con lo que ya se ha pactado, por lo tanto lo que se viene es la fase de pedagogía y de educación sobre lo que va a suceder para que la gente se preparare para la implementación del posacuerdo.

 

¿Qué van a determinar los acuerdos?
Estos acuerdos van a determinar que se hagan reformas constitucionales, leyes estatutarias y leyes orgánicas, por lo tanto es un momento para que la ciudadanía participe, porque en la fase previa y en la fase de negociación, su intervención ha sido menor, pero es en la parte de implementación de acuerdos donde la participación se tiene que abrir a la sociedad en su conjunto. 

 

¿Cómo ha sido la discusión de la paz en el interior de la comisión en la que usted es vicepresidente?
Nosotros en el Congreso tenemos las comisiones de paz que normalmente trabajamos conjuntamente entre Cámara y Senado, donde están todas las bancadas; incluso en la comisión de paz del Senado está el Centro Democrático, es decir que todos los congresistas estamos comprometidos, hemos ido a La Habana, hemos hablado con los negociadores, por supuesto hablamos todo el tiempo con el gobierno y estamos de acuerdo en que se debe respetar la bilateralidad de los acuerdos y su fidelidad, además de colaborar con el mecanismo de implementación.

 

¿Cuál ha sido la posición del Centro Democrático en estas discusiones?
Hay una resistencia evidente que todo el país conoce del Centro Democrático, pero en el resto de bancadas, tanto de la Unidad Nacional como del Polo que está en la oposición o como los Verdes que están en una posición independiente, apoyan decididamente el proceso.

 

¿Cómo se involucra la sociedad civil en este proceso?
Hay temas que son fundamentales, por ejemplo, la participación política no es un tema de si las Farc van a ir al Congreso de la República o de si tienen curules o no tienen curules.

Si tú lees el acuerdo de 20 páginas sobre participación política, allí se plantea ni más ni menos que la posibilidad de que la sociedad en su conjunto, es decir, todos aquellos que están excluidos de la vida política del país, puedan participar de este sistema político, eso implica reformar el poder electoral, reformar la Registraduría, las autoridades electorales, el Consejo Nacional Electoral, significa tener el estatuto de oposición, implica tener más democracia interna en los partidos.

 

¿Qué decirle a los colombianos que están en desacuerdo con las negociaciones de La Habana?
Yo creo que si todos los colombianos están en desacuerdo con que muchos políticos a partir del fraude, la corrupción, la contratación y la compra de votos, accedan a las corporaciones públicas, pues este acuerdo es una oportunidad para que todos los sectores participen de alguna manera en lo que sería el desarrollo, la aplicación, la cualificación y profundización de la democracia en Colombia.

 

Entonces, ¿usted considera que esta es la oportunidad que tienen los colombianos de acabar con el clientelismo y la corrupción?
Yo considero que esta es la oportunidad que tenemos todos de acabar con aquellas cosas que odiamos como la corrupción, el clientelismo, las élites gobernando siempre a nivel local, territorial y nacional. Eso puede variar si este acuerdo se desarrolla. 


Si miramos el tema de tierras y desarrollo rural, allí hay muchos actores que tienen que ver con los indígenas, con los campesinos, con los afrocolombianos y con los empresarios del campo que tienen que ver con esos hechos.

 

Finalmente, una invitación a los quindianos que no creen en que la paz está cerca.
No seamos replicadores de lo que otros dicen, por el contrario fijemos un criterio propio de lo que está sucediendo en La Habana y para ello es necesario leer los acuerdos. 

Esta es la oportunidad de que se silencien los fusiles, transitemos a un país donde la violencia sea un hecho del pasado y donde las reglas de juego para el ejercicio de la política y la participación sean consecuentes con lo que todos los ciudadanos queremos.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net