l

Ciencia / MARZO 19 DE 2023 / 1 año antes

China y EE.UU. suben sus apuestas en tecnología e innovación, ¿quién inclinará la balanza?

Autor : Diego Arias Serna / Especial para NUEVA CRÓNICA QUINDÍO

China y EE.UU. suben sus apuestas en tecnología e innovación, ¿quién inclinará la balanza?

Esa barrera entre la inteligencia humana y la inteligencia artificial, seguramente irá disminuyéndose, acrecentándose el gran interrogante: ¿superará la segunda a la primera? Foto : Cortesía

Las innovación juega un papel importante en la lucha geopolítica entre las dos potencias. Inteligencia Artificial y 5G, claves en el 'cabeza a cabeza'.

La ciencia y la tecnología han tenido un crecimiento exponencial en las últimas décadas y han sido útiles para resolver problemas de salud, facilitar el transporte, dar comodidad, agilizar el cálculo, almacenar la información, vigilar la sociedad, explorar la inmensidad del universo y las profundidades marinas, estudiar el cuerpo humano, etc. Sin embargo, infortunadamente poco se conoce de los misterios de la siquis del ser humano, asunto que podría servir para indagar por qué la humanidad, o una parte de ella, es amante de la guerra; guerra que es alimentada con el avance científico y tecnológico.

De manera simplista podría decirse que es proclive a los conflictos, porque a través de ellos se amplía el poder, se controlan territorios, se apropian de los recursos naturales, y haciendo uso de los medios de comunicación -amplificados por redes sociales- se controla a la población con el miedo y las mentiras. Quienes no se dejen engañar y protestan, se silencian -hasta con fusiles-. Esa disociación de la humanidad, tal vez, está vinculada al no seguir la enseñanza de la teoría de Baruch Spinoza (1632-1677), quien plantea que el hombre es parte de la naturaleza y no debe ser visto como individuo aislado.

Si no hay integración con la naturaleza y con sus congéneres, se tiene un ser humano que avasalla. Y eso justamente son los gobernantes de los imperios, que muchas veces en nombre de la libertad y la democracia, o de un socialismo de caricatura, van invadiendo países pobres en ciencia y tecnología, pero ricos en recursos naturales. Ayudar a entender lo que pasa en este tiempo del conflicto ruso-ucraniano, es el objetivo del artículo dominical. Para ello se tiene el apoyo de lo escrito en el periódico El País, España, el 12 marzo 2023, titulado: “El poder de innovación. Por qué la tecnología va a decidir el futuro”.

Su autor es Eric Schmidt, presidente de Special Competitive Studies Project -Proyecto Especial de Estudios Competitivos-, y expresidente de Google. Como lo resalta el periódico, es coautor con Henry Kissinger y Daniel Huttenlocher, de “The Age of AI: And Our Human Future” -La era de la inteligencia artificial. Y del futuro de la humanidad-. Así que, el documento tiene respaldo de alguien que sabe, y debe motivar a reflexionar.

Vea también: 'Destrucción sin vencedores'. Conflicto ruso-ucraniano: otra vergüenza. Parte I
 

Ucrania, una muestra de las guerras futuras

En el antetítulo, El combate del siglo, Schmidt vaticina: “En la batalla entre Estados Unidos y China por la supremacía mundial, el factor determinante será la capacidad de innovar. Los avances tecnológicos de los próximos cinco o diez años son los que decidirán qué país dominará el tablero geopolítico. Serán la clave para proyectar el poder económico y el cultural, pero, sobre todo, el militar, que dependerá, en gran parte del desarrollo de la inteligencia artificial. Ucrania, de hecho, está siendo un adelanto de lo que serán las guerras del futuro: las que librarán los humanos y las máquinas luchando juntos”.

También resalta el documento que la capacidad de inventar, adoptar y adaptar nuevas tecnologías es decisiva en la lucha por la hegemonía entre Estados Unidos y China que ya está en marcha. La guerra sigue siendo el banco de prueba. Pero, como afirma Schmidt: “En otros tiempos, las tecnologías que influían de forma decisiva en la geopolítica – desde el bronce hasta el acero y desde la energía de vapor hasta la fisión nuclear – eran en gran parte singulares. Estaba claro qué nivel tecnológico hacía falta alcanzar, y cuando un país lo conseguía podía competir en igualdad de condiciones”.

Según su análisis, “por el contrario, la inteligencia artificial tiene un carácter generativo. Como ofrece una plataforma para la innovación científica y tecnológica continua, puede generar más innovaciones. Este fenómeno hace que la era de la IA sea fundamentalmente diferente de las Edades de Bronce o la Edad del Acero. Ahora, en lugar de depender de la riqueza en recursos naturales o el dominio de una tecnología, el poder de un país reside en su capacidad de innovar continuamente. Es inevitable que este círculo virtuoso se acelere”.

Agrega el experto: “Cuando la computación cuántica alcance la mayoría de edad, los ordenadores ultrarrápidos permitirán procesar cantidades cada vez mayores de datos, lo que producirá sistemas de IA cada vez más inteligentes. A su vez, estos sistemas de IA podrían generar innovaciones revolucionarias en otros campos nuevos como la biología sintética y la fabricación de semiconductores. La inteligencia artificial cambiará la propia naturaleza de la investigación científica”. En lugar de alcanzar paso a paso un estudio detrás de otro, los científicos descubrirán las respuestas a viejas preguntas analizando conjuntos inmensos de datos, lo que dará a las mentes más brillantes del mundo libertad y tiempo, aclara.

Lea también: Conflicto ruso-ucraniano: otra vergüenza. Parte II
 

China: adelante en la tecnología 5G

En la pugna entre EE. UU. y China, Schmidt no duda en señalar que “es en igual medida una competencia entre sistemas y entre estados. En el modelo chino de fusión civil-militar, el gobierno promueve la competencia nacional y financia a los ganadores emergentes como “campeones nacionales”. Estas empresas desempeñan un doble papel: obtener el mayor éxito comercial y promover los intereses chinos de seguridad nacional. El modelo americano, en cambio, consiste en una serie más heterogénea de actores privados. El gobierno federal financia la ciencia básica, pero deja la innovación y la comercialización, en gran parte, en manos del mercado”.

El proyecto para llegar a la Luna, así como el avance de la internet, fue posible por la tripleta gobierno-industria-universidad, Schmidt recordó que “con el fin de la Guerra Fría, el gobierno estadounidense empezó a ser reacio a asignar fondos a la investigación aplicada e incluso redujo la cantidad asignada a la educación básica”. En un tema tan importante como las comunicaciones, EE. UU. va lento en el despliegue de la 5G, y para alcanzar a la China, el Pentágono tiene que abrir más zonas del espectro electromagnético al sector privado, estima Schmidt.

En criterio suyo, “además de invertir directamente en las tecnologías que alimentan el poder de la innovación, EE. UU. debe financiar el factor que constituye la base de la innovación: el talento. El país cuenta con las mejores empresas emergentes, empresas establecidas y universidades del mundo que atraen a las mentes más brillantes de todo el planeta. Pero hay demasiadas personas con talento que no pueden ir a esas instituciones por culpa del anticuado sistema de inmigración”.

La innovación será un factor clave en la contienda del siglo – la rivalidad entre Estados Unidos y China – porque como analiza Schmidt, los avances tecnológicos de los próximos 5 a 10 años decidirán qué país se adelante en esa competencia mundial. Pero EE. UU. tiene un problema: los funcionarios públicos tienen incentivos para evitar el riesgo y pensar en el corto plazo, lo que hace que las inversiones en las tecnologías sean crónicamente insuficientes.

Vea también: Inteligencia Artificial: ¿Qué es ChatGPT y por qué el avance de las IA 'asusta' a algunos?
 

Inteligencia artificial generalizada, otra disrupción

Con todo el avance de la ciencia y la tecnología, cualquiera dirá que ya está llegando al final, como se decía de la física a finales del siglo XIX y principios del XX, pero en el siglo pasado y lo que va de este, el conocimiento en esta área del saber sigue creciendo de forma exponencial. Lo mismo pasa con la inteligencia artificial, IA. Eric Schmidt enfatiza: “Todavía más potente que la IA actual es una tecnología más amplia – de momento aún teórica, debido a la potencia de cálculo actual – llamada 'inteligencia artificial generalizada', IAG”.

Explica a renglón seguido: “Si la IA tradicional está diseñada para resolver un problema específico, la IAG debería ser capaz de ejecutar cualquier tarea mental que pueda ejecutar un ser humano y más. Imaginemos un sistema de IA que pudiera responder a preguntas aparentemente imposibles, como la mejor manera de enseñar inglés a un millón de niños o de tratar un caso de alzhéimer. Aún faltan años, quizá décadas para la llegada de la IAG, pero el país que antes la desarrolle tendrá una enorme ventaja, puesto que podrá utilizarla para desarrollar versiones cada vez de esa IAG y, de paso adelantarse en todos los campos de la ciencia y la tecnología”.

En su autorizado criterio, “aunque todavía queda mucho para ver la mayoría de los efectos más transformadores de la IA, la innovación en drones ya está cambiando drásticamente el campo de batalla. En 2020 los drones fabricados en Turquía e Israel fueron decisivos para Azerbaiyán en su guerra contra Armenia. Y la flota ucraniana de drones – muchos de ellos modelos comerciales de bajo coste modificados para hacer reconocimiento detrás de las líneas enemigas – ha contribuido de manera fundamental a sus triunfos”, claro, con el apoyo de EE. UU., la OTAN y la Unión Europea.


Temas Relacionados: China EE.UU. Innovación Tecnología

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net