l

Ciencia / DICIEMBRE 30 DE 2023 / 3 meses antes

Netanyahu desconoce a la ONU

Autor : Diego Arias Serna

Netanyahu desconoce a la ONU

¿Por qué, por qué? La desgarradora pregunta que ha salido de miles de víctimas inocentes, que - por culpa de la guerra en Gaza - de un momento a otro lo perdieron todo.

“Desde 1948, los palestinos viven condenados a humillación perpetua. No pueden ni respirar sin permiso. Han perdido su patria, sus tierras, su agua, su libertad, su todo”, Eduardo Galeano, 1940-2015, escritor.  

En plena temporada de Navidad y fin de año, la Franja de Gaza se convirtió en un ‘matadero’ donde asesinan palestinos, como lo prometió el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, cuando el 7 de octubre anunció la respuesta a la agresión del grupo Hamás. 

Como lo expresó Raz Segal, historiador israelí y director de magíster en Holocausto y Genocidio de la Stockton University: “Israel ha sido explícito en lo que está haciendo en Gaza. ¿Por qué el mundo no está escuchando?”, se pregunta. También, afirmó: “El asalto de Israel a Gaza es un genocidio desarrollándose ante nuestros ojos”. Stockton University es una universidad pública ubicada en Nueva Jersey, EE. UU. 

Gideon Levy, escritor y periodista israelí, señaló: “Disparamos a personas inocentes, les arrancamos los ojos y les destrozamos la cara, los saqueamos, y llevamos a cabo una limpieza étnica… ¡Y todo estará bien!”. Levy es un periodista israelí que escribe artículos de opinión y una columna semanal para el periódico israelí Haaretz, que a menudo se centran en la ocupación israelí de los territorios palestinos.

Resaltando la deshumanización de la guerra, Daniel Barenboim, famoso director de orquesta y pianista hispano-argentino, criticando las órdenes que imparte Netanyahu manifestó: “Si negamos la humanidad de los demás estaremos perdidos. Aunque no hay justificación para los bárbaros actos de Hamás, la única salida del conflicto palestino-israelí será sin fuerza armada ni ocupación. Nuestro mensaje de paz debe ser más fuerte que nunca”. Él ostenta también las nacionalidades israelí y palestina. 

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha pedido un alto el fuego “inmediato por motivos humanitarios”, pero Netanyahu desconoce a la ONU; y ha asegurado que no va a aceptar ninguna pausa en la lucha contra Hamás, porque los “llamamientos para un alto al fuego suponen la rendición de Israel ante la milicia islamista”. Netanyahu luchará la guerra hasta ganarla, independientemente de qué países apoyen o se queden con Israel. Bueno, él sabe muy bien que cuenta con el apoyo de EE. UU. 

La Franja de Gaza: un exterminio de niños

Informar en este espacio semanal sobre el número de muertos y heridos de ambos bandos, así como la destrucción del hogar de miles de familias palestinas, se descarta porque son muchos los medios que hacen esa tarea, más bien se le da la ‘voz’ a personas conocedoras del tema, como en la introducción, y a la ONU. Se resaltará que Netanyahu tiene disidentes. Y hay que repetirlo sin temores —lo enfatiza la ONU— el estallido de la guerra en Gaza nos ha hecho ver el peor de los horrores, la muerte de miles de niños y civiles, el uso del hambre y la sed como arma de guerra, una destrucción nunca antes vista. 

¿Acaso así acabarán con el Grupo Hamás? ¿Matando niños y bombardeando civiles indefensos? Netanyahu ¿no está repitiendo la historia del rey Herodes I el Grande? quien, según el relato bíblico —primer evangelio escrito por Mateo— dio la orden de ejecutar a los niños nacidos en Belén menores de dos años. Según esa leyenda, Herodes dio ese mandato al verse engañado por los sabios del oriente que habían prometido proporcionarle el lugar exacto del nacimiento de Jesús, el Mesías prometido en el Antiguo Testamento, AT.

De la biblia se gesta la idea de que Israel es el “pueblo elegido”. Por ejemplo, en el Deuteronomio se afirma que la nación de Israel era la menos numerosa entre todas las naciones. Pero Dios escogió a este pueblo debido a su amor por ellos y al pacto que desde el principio fue incondicional con Abraham. Él es un personaje de la biblia que toma ‘vida’ en el libro del Génesis, siendo el primero de los tres patriarcas y el enviado por Dios para encontrar la conocida como “tierra prometida”. 

Está presente en la fe del judaísmo, cristianismo y el islam. Esto indicaba que para el patriarca todos eran un mismo pueblo. La división partió del hecho de que Abraham tuvo dos hijos: Ismael e Isaac. El primero era hijo de una concubina de su padre, Agar, sierva de Sara, que era estéril; así que ella le pidió a su esposo que tuviera relaciones con su sirvienta, como se dice en estos tiempos. Y luego se “armó Troya” entre los descendientes de esta leyenda contada en la biblia: palestinos e israelitas.

Leer: COP28: ¿otra reunión más? Segunda parte

 

EE. UU. sostiene y refuerza la ocupación 

Pasemos a textos más académicos. Recientemente, Gercyane Oliveira —traductora, reportera en Jacobin y escritora— escribió para esa revista el artículo titulado: Noam Chomsky y la causa palestina. ¿Y quién es él? Es un importante filósofo, lingüista y analista político. Ha escrito varios libros sobre la historia conflictiva de Israel y Palestina; profesor emérito del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), activista por causas justas, y es un estadounidense crítico del régimen de su país. Nació el 7 de diciembre de 1928. Apartes del escrito de Oliveira se presentan a continuación.

“El análisis en profundidad de Chomsky gira generalmente en torno a la implicación de EE. UU. El apoyo militar y económico estadounidense a Israel refuerza y sostiene la ocupación. En El triángulo fatal se aborda este tema en profundidad, afirmando que ese país, en tanto superpotencia mundial, tiene la responsabilidad moral y política de fomentar una solución justa y duradera al conflicto. EE. UU. presta un apoyo sustancial a Israel por varias razones interconectadas”.

Añade: “Para nosotros está claro que EE. UU. ve a Israel como un aliado estratégico en Oriente Medio: su importancia geopolítica de la región - incluidas sus reservas de petróleo y su papel político mundial - lleva al país a considerar a Israel un socio valioso para proteger sus intereses. Chomsky argumenta en este artículo que EE. UU. ve a Israel como un aliado estable y fiable en una región caracterizada a menudo por la inestabilidad política”.

Además, expresa la autora: “al apoyar a Israel, EE. UU. pretende mantener una sensación de orden y estabilidad, que sirve a sus intereses y a los aliados regionales, destacando el influyente papel de los grupos de presión pro-Israel en Estados Unidos, especialmente organizaciones como el Comité Americano-Israelí de Asuntos Públicos. Estos grupos tienen una gran influencia financiera y política, y animan a los políticos estadounidenses a apoyar a Israel”.

Según ella, “Chomsky sostiene que la creación de Israel en 1948 provocó la expulsión y el desplazamiento forzoso de cientos de miles de palestinos de sus hogares y que este acontecimiento tuvo consecuencias duraderas y devastadoras para el pueblo palestino. Para él, reconocer la Nakba es esencial para comprender las causas profundas del conflicto entre Israel y Palestina. Entiende que las cuestiones sin resolver derivadas de la Nakba, como el derecho al retorno de los refugiados palestinos, siguen siendo fundamentales para la dinámica del conflicto y apoya la reivindicación palestina del derecho al retorno, un aspecto clave para cualquier resolución justa y duradera del conflicto”. 

Recomendado: ¿Por qué la ONU no detiene los conflictos?

Netanyahu, el gran escollo

Yair Golán, el comandante general en la reserva y exviceministro de Economía por el partido pacifista de izquierdas Meretz, al que muchos saludan con admiración por la calle en Tel Aviv, rescató el uniforme del armario para correr a sacar jóvenes con vida de una fiesta rave convertida en masacre. Se refiere al ataque del grupo Hamás el 7 de diciembre. Pide que Netanyahu dimita de inmediato y reconstruir Israel sobre la base de sus “valores históricos”. “No soy historiador, pero he estado 38 años en el ejército y no recuerdo un país que haya combatido bien sin confiar en su líder”, dice.

Antonio Pita, corresponsal del periódico El País de España, desde Tel Aviv, escribió el 30 de octubre el artículo titulado: “Netanyahu, cada vez más contra las cuerdas”. Así inicia su columna: el 8 de octubre, mientras los casi 10 millones de israelíes empezaban a asimilar que el ataque de Hamás en la víspera había sido la jornada más letal en los 75 años de historia del país, Gideon Avital-Eppstein se plantó solo en el bulevar Kaplan de Tel Aviv con tres pancartas. Los lemas eran “Bibi (el primer ministro, Benjamín Netanyahu) es responsable”, “Sal de nuestras vidas y de nuestros muertos” y “Es el momento”. 


Temas Relacionados: ONU Franja de Gaza

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net