l

Mundo / ABRIL 21 DE 2024 / 3 semanas antes

La Tierra, un libro abierto

Autor : Diego Arias Serna

La Tierra, un libro abierto

Los niños estarán ‘engolosinados’ con la lectura, si desde el hogar hubo el ejemplo y las condiciones propicias para ello. Padres ‘enchufados’, por ejemplo, a la TV, envían mala señal.

“Cuando el último árbol sea cortado, el último río envenenado, el último pez pescado, solo entonces las personas se darán cuenta de que el dinero no se puede comer”: Toro Sentado (1831-1890), EE. UU.  

En abril se conmemoran varias fechas importantes, y esta semana evoca dos de ellas, muy unidas: “El Día de la Madre Tierra”, el 22, y el 23, “Día Internacional del Libro”, que además es el “Día del Derecho de Autor”, y del “Día del Idioma Español” y “Día de la Lengua Inglesa”. Se quiere homenajear el natalicio de dos grandes escritores: Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616) y William Shakespeare (1564-1616). ¿Por qué decimos que estas dos fechas están ligadas? Porque la Pacha Mama es un “gran libro” abierto para que lo ‘lean’ los humanos. 

Galileo Galilei (1564-1642) afirmó: “el libro de la naturaleza está escrito en lenguaje matemático”. En su texto II saggiatore, publicado en 1623, expresó: “la filosofía está escrita en ese grandísimo libro que tenemos abierto ante los ojos, quiero decir, el universo, pero no se puede entender si antes no se aprende a entender la lengua, a conocer los caracteres en los que está escrito, es decir, en lenguaje matemático y sus caracteres son triángulos, círculos y otras figuras geométricas, sin las cuales es imposible entender ni una palabra, sin ellos es como girar vanamente en oscuro laberinto”.   

Por su parte, Jorge Luis Borges (1899-1986), enseñó: “los libros son como espejos: solo muestra lo que llevamos dentro. Las palabras no son más que símbolos vacíos si no tienen un significado personal para cada individuo”. La literatura plasmada en los libros, también se manifiesta en la poesía, las canciones, el cine, el teatro, los cuenteros; los aborígenes, asimismo, hacen literatura en sus lenguas, y todas esas formas de expresión reflejan emociones y enseñanzas; y algo importante: nos da conocimiento, nos vuelve reflexivos y críticos. 

Los libros, con la magia de la ‘pluma’ de escritores, decantan en “La Madre Tierra”. Unos describen su belleza; otros muestran la destrucción que deja el caminar de la humanidad. Por ejemplo, Peter Frankopan (53 años Reino Unido), nos ‘regaló’ recientemente “La Tierra Transformada”, libro que viaja desde el Big Bang hasta nuestros días; o un texto nuestro: La Vorágine, de José Eustasio Rivera (1888-1928), que presenta turbulencias amorosas y la destrucción de la naturaleza por empresarios negociantes del caucho y explotadores del labriego.   

Conocer la historia, esclarece problemas

Este artículo dominical resalta la importancia de leer en la niñez y la juventud, etapas clave para la edad adulta, pero que al estar ‘atrapados’ con las pantallas y las redes sociales, afectan su formación académica y la calidad de vida. Igualmente, la inteligencia artificial (IA) irrumpe con algoritmos, pretendiendo reemplazar al escritor y hasta el cerebro de la gente, haciendo que el libro deje de ser lo que ha sido desde Homero (siglo VIII a. C), hasta Gabo (1927-2014), etc.; entonces, con Leonardo Padura se plantean asuntos de la IA.     

Referenciando una mínima parte del texto anunciado de Frankopan, hacemos un tributo al Día de la Madre Tierra y al Día del Libro. En lo que tiene que ver con la lectura y las IA, se citan los artículos del periódico El País de España publicados el 7 de abril con el título: “Por qué leer libros es más importante que nunca”, autoría del neurocientífico francés Michel Desmurget, con el apoyo de Ana Torres Menárguez y el del escritor cubano Leonardo Padura, divulgado el 14 de abril y titulado ¿Quién vivirá dentro de los libros? Ambos documentos de este año.

Lea también: ¿Hubo una ‘Papisa’?

Empecemos con “La Tierra Transformada”, primera edición marzo 2024. Frankopan es profesor en Global History por la Universidad de Oxford, Reino Unido. Su libro tiene casi 900 páginas, cubriendo toda la historia de la Tierra, incluyendo la de los humanos. Presentamos solo una mínima parte de un tema de actualidad. El científico opina que “el cambio climático está llamado a ser – o ya es – el tema dominante del siglo XXI, entender lo que el futuro nos tiene reservado (escasez de agua, hambruna, migraciones a gran escala, conflictos militares, extinciones masivas) resulta esencial no solo para los políticos, los científicos y los activistas, sino para todos los seres humanos”.  

Destacando la importancia de conocer la historia expresa: “Como historiador, considero que la mejor forma de abordar los problemas complejos es remontarnos en el tiempo, pues ello nos ayuda a dar contexto y perspectiva a los desafíos que enfrentamos en la actualidad y a los que nos aguardan en el futuro. Y la historia también puede enseñarnos lecciones valiosas que nos ayuda a formularnos preguntas, y en ocasiones incluso a dar respuestas relacionadas con algunos de los grandes retos que tenemos por delante”. Queremos destacar la importancia de la lectura, por eso el texto de Frankopan, queda ‘congelado’   

Leer, sinónimo de libertad      

Como sumario al artículo de neurocientífico, se plasmó: “la capacidad lectora depende del tiempo de práctica. Y leer es la única forma de desarrollar un lenguaje avanzado que permita construir algún pensamiento complejo. Sin embargo, escribe Desmurget: los menores leen cada vez menos sometidos al yugo adictivo de las pantallas recreativas: series, videojuegos, redes sociales… Solo el 5% de los alumnos de 13 años identifican las ideas implícitas en un texto no trivial. La lectura compartida en familia es la forma de que los niños aprendan progresivamente a leer por sí mismos”. 

Argumenta: “leer libros dibuja el camino más seguro hacia la emancipación, a través de su efecto en el desarrollo intelectual, emocional y social de nuestros hijos. Leer, es la herramienta con la que se construye la inteligencia”.  Comparte el autor: “a menudo oigo decir que las generaciones más jóvenes nunca han leído tanto, gracias a internet. Lamentablemente, la afirmación es engañosa. Entre los jóvenes de 8 a 18 años, la lectura digital representa entre el 2 % y el 3 % en pantalla, mientras que las actividades audiovisuales (películas, series, videos, etc.) suponen entre el 40 % y el 50 %”. 

A su juicio, “cuanto más leen los niños y los adolescentes, más amplia es su cultura general, en relación con los niños de entornos socioeconómicos comparables que están expuestos a contenidos audiovisuales (películas, series, entre otros). Los niños que leen tienen muchas más probabilidades de saber, por ejemplo, qué es un carburador o un tipo de interés; de decir que Japón fue aliado de Alemania y no de Estados Unidos durante las II Guerra Mundial”.

En criterio suyo, “además de estas repercusiones culturales y lingüísticas, existen beneficios documentados en cuanto cociente intelectual, concentración, imaginación, creatividad, capacidad de síntesis y de expresión (tanto oral como escrita). En otras palabras, mientras que las pantallas minan concienzudamente el desarrollo de nuestros hijos, la lectura construye meticulosamente su inteligencia”. Concluye diciendo: “invertir en lectura se compensa al evitar todos los problemas de la escuela de hoy”.   

Inteligencia artificial: ¿enemiga de la literatura?

El escritor cubano Leonardo Padura (68 años), premio Princesa de Asturias de las Letras, entre otros galardones, escribió el pasado 14 de abril para El País de España: ¿Quién vivirá dentro de los libros?, queriendo explicar qué pasará con la literatura con el advenimiento de la inteligencia artificial (IA). Presentamos apartes de este documento. Inicia expresando: “José Saramago (1922-2010) creía que sus autores vivían dentro de los libros”. 

A su manera de ver, “los escritores dejan en sus páginas encuadernadas unas formas de ver la vida, de interpretar la realidad, que suelen ser el fruto de una necesidad expresiva y, también, de un deseo de comunicarnos una peculiar visión del mundo. (…) está llegando el tiempo en que, en lugar de personas, entre las páginas virtuales de los libros, deambulan algoritmos administrados y ordenados por máquinas, una época en la que escribir sea muy fácil”. 

Lea también:Potencias: ¿encenderán "la mecha"?

Recuerda: “la creación de un instrumento como el ChatGPT para la redacción de textos se ha convertido en una herramienta de uso común en diversos escenarios. En el ámbito académico, por ejemplo, su colaboración es cada vez mayor en la redacción de trabajos de clase, y hasta de tesis de distinta categoría. (…). En ese complejo panorama donde se mezclan lo artístico, lo mercantil y los avances tecnológicos nos asoma una realidad en la que la literatura puede provocar un verdadero cataclismo cultural”. ¿Y el derecho de autor cómo queda?


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net