l

Ciencia / FEBRERO 04 DE 2024 / 2 meses antes

Ciencia que mejora las condiciones fisiológicas de los deportistas quindianos

Autor : Nathalia Baena Giraldo/ Especila para Nueva Crónica Quindío

Ciencia que mejora las condiciones fisiológicas de los deportistas quindianos

Los controles biomédicos constantes en los deportistas de alto rendimiento permiten ajustar cargas de nutrición, hidratación, descanso y entrenamiento para prevenir lesiones y mejorar el rendimiento.

Tres meses han pasado desde que la ciudad de Armenia fue sede de los XXII Juegos Deportivos Nacionales 2023, en los que la delegación Quindío obtuvo 29 medallas: 14 de bronce, 7 de plata y 8 de oro, un resultado significativo si se compara con ediciones anteriores.

El deporte a nivel mundial viene dando grandes pasos desde el punto de vista fisiológico que le permiten a los deportistas mejorar de manera significativa su desempeño físico, técnico, táctico y sicológico. Sin embargo, acaso nos hemos preguntado qué tipo de entrenamiento tienen los deportistas quindianos, o si tienen acceso a controles biomédicos constantes y cómo trabajan para mejorar.

No basta con que un deportista entrene durante un tiempo específico o de manera constante, sin tener garantizadas las condiciones adecuadas que le permitan tener un seguimiento diario y riguroso de los diferentes biomarcadores fisiológicos que lo impulsen a mejorar su estado físico y de esa manera romper sus propias metas. Y, para que esto sea posible, es necesaria una inversión económica y de equipo especializado que asegure dichos procesos.

«Un biomarcador es una molécula biológica que se encuentra en la sangre, otros líquidos o tejidos del cuerpo, y cuya presencia es un signo de un proceso normal o anormal, de una afección o de una enfermedad».

A lo anterior se le conoce como relación entre deporte-ciencia-tecnología. Cimiento que permitió el desarrollo del proyecto de investigación ‘Comportamiento de biomarcadores fisiológicos de deportistas quindianos clasificados a los XXII Juegos Deportivos Nacionales (2023)’, en el que participaron la Universidad del Quindío e Indeportes, además de 56 deportistas de diferentes disciplinas deportivas que representaron al departamento del Quindío en dichos Juegos.

Lea tambíen: El conocimiento del territorio como una forma de proteger la vida

Diagnóstico en tiempo real: ajustes y mejoras tempranas

El proyecto, que se realizó casi dos meses antes de los Juegos Nacionales, buscó establecer, desde el punto fisiológico, cuál era el comportamiento de ciertos biomarcadores que son referencia de la forma en cómo el deportista asimila sus cargas de entrenamiento, estableciendo en cada uno el perfil lipídico, antropométrico, la concentración de lactato y glucosa, los niveles de hidratación y la percepción del esfuerzo, en jornadas diarias de simulación de competencias reales de los deportistas quindianos.

Diana María García Cardona, docente del programa Licenciatura en Educación Física, Recreación y Deportes y líder del proyecto, y Óscar Eduardo Sánchez Muñoz, docente y encargado del entrenamiento deportivo del mismo programa, ambos integrantes del grupo de investigación en Fisiología de la Actividad Física -GIFAS-, además de Ana María Manrique y David Rojas, de Indeportes, aseguraron que el aporte fundamental de esta propuesta fue que los cuerpos técnicos y deportistas pudieron reconocerse integralmente con el fin de mejorar su desempeño deportivo.

García Cardona comentó que uno de los resultados más significativos del proyecto fue que casi el 100 % de los deportistas presentaron índices de deshidratación incluso antes de iniciar las pruebas. Otros aspectos que llamaron la atención de los investigadores fueron la presencia de colesterol y un índice de esfuerzo alto por jornadas laborales extensas en algunos de los deportistas.

Estos hallazgos, a nivel del deporte élite, pueden marcar diferencias importantes en el rendimiento individual o colectivo, en su salud o entre ganar o no ganar. Para cualquier deportista de alto rendimiento es necesario tener este tipo de control biomédico y conocer cómo se dan las cargas en los entrenamientos y si están siendo efectivas o no”, señalaron los investigadores.

Lea también: Bosques urbanos para la mitigación del cambio climático en Armenia

Pequeños pasos para dar grandes saltos

A través de este proceso, explicó Sánchez Muñoz, los entrenadores pudieron tener una referencia de cómo estaban los deportistas antes de los juegos y con base en los resultados —entregados de manera inmediata y personalizada— realizaron los ajustes necesarios en procesos de nutrición, hidratación, sicológico, de entrenamiento, descanso y aspectos funcionales complementarios de cada deportista.

Al final de cada sesión, con cada deporte, los investigadores realizaron una charla técnica explicándoles, tanto a los deportistas como a los entrenadores, el comportamiento de cada biomarcador, las sugerencias y recomendaciones de acuerdo con los resultados, porque si no se evalúa ni se conversa, ¿cómo sabemos cómo está cada deportista?

En el medio del deporte, concluyó Sánchez Muñoz, este tipo de controles biomédicos y fisiológicos son necesarios. El ideal sería que en cada entrenamiento se realizara este tipo de procedimientos, sin embargo, a este nivel, en el departamento no se tiene la intención ni el presupuesto para realizar estos procesos.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net