l

Ciencia / ENERO 28 DE 2024 / 3 meses antes

El abrazo, medicina sin contraindicaciones

Autor : Diego Arias Serna / Especial para NUEVA CRÓNICA QUINDÍO

El abrazo, medicina sin contraindicaciones

Seres humanos que desde niños reciben esa positiva descarga emocional, afectiva y de seguridad que significa un abrazo, le sonreirán más fácilmente a la vida frente a las dificultades de la propia existencia.

El 21 de enero se celebró el Día Internacional del Abrazo, una fecha para reflexionar sobre un acto tanto de los humanos, como de los animales. Quien más que una madre y su bebé para dar cátedra de la importancia de ese hecho instintivo que, al acercar los cuerpos, la mamá abrazando el crío transmita seguridad y este se siente protegido y ambos cultiven el afecto. Ese suceso se vuelve significativo porque da felicidad y, algo importante, salud. Por eso se dice: no se tome tres pastas, mejor reciba y dé tres abrazos. ¿Cómo se originó esta conmemoración que Naciones Unidas no la tiene institucionalizada?  

La fecha fue una idea del psicólogo Kevin Zaborney de la Universidad de Michigan, EE.UU., quien analizó los efectos del estrés entre los miembros de la institución. Su observación lo llevó a plantear que ese malestar se debía a las pocas muestras de afecto de la gente en público, así como entre los miembros de su familia. Como ‘remedio’ planteó crear una festividad que ofreciera una posibilidad de hacer algo que a todos nos gusta: dar y recibir abrazos, concluyendo que, a mayor número de abrazos recibidos, menos estrés y mejor salud mental, emocional y física. Así que, desde 1986 todos los 21 de enero, al abrazo se le rinde homenaje. 

¿Por qué recordar ese día si el abrazo ha estado presente en varios escenarios de los humanos? Poesía, novelas, pintura, escultura, etc. han sido protagonistas de esa manifestación de afecto. Evoquemos unos pocos: “el abrazo es algo grandioso. Es la manera perfecta para demostrar el amor que sentimos cuando no conseguimos la palabra justa”: Mario Benedetti (1920-2009), Uruguay. Del mismo autor uruguayo se destaca el poema “Aquel abrazo: Un abrazo puede durar segundos, /pero sus efectos pueden perdurar toda una vida. (…), “Éramos el abrazo de amor en que se unían el cielo con la tierra”: Rosario Castellanos (1925-1974), México. Fernando Botero (1932-2023), Colombia, nos ha brindado preciosos abrazos en pinturas y esculturas. 

¿Acaso todos estos personajes sabían de la importancia de un abrazo?  Aunque nos recuerdan que hay un “Día Internacional del Abrazo”, la gente, sobre todo desde mediados del siglo XX y lo que va del XXI, pareciera que le huyera al acto de entrelazarse. La prisa, la tecnología, la importancia del éxito, los odios, la intolerancia, los conflictos sociales, las guerras, están separando a la humanidad y nos puede acercar a una hecatombe. 

Pero la esperanza no se pierde, por fortuna. Hay personas y organizaciones que luchan por preservar el abrazo. Tal es el caso de Anna Nathan y Neil Urquhart, quienes han abierto una escuela de abrazos en Londres. Allí se imparte una clase de un día de duración en la que se aprende a hacerlo de la mejor manera posible y a elegir el adecuado para cada persona; así lo reporta Joana Machado de Oliveira, en su artículo “El contacto entre dos almas”, publicado el 25 de diciembre 2023 en la revista Slocum Magazine, donde ella es redactora.

Lea:Pensar, fundamental en la escuela

Abrazo, poderosa comunicación no verbal

Como la salud es importante para cualquier persona, vamos a presentar lo que los científicos manifiestan sobre lo saludable que es el abrazo. Según el citado medio, un estudio estadounidense publicado en la revista Psychological Science, destaca el gran poder curativo de un abrazo. 

El estudio, realizado por investigadores de la Universidad Carnegie Mellon y la Universidad de Virginia (EE.UU.), puso de relieve su eficacia en la salud psicofísica. Según Machado, “conlleva un gran poder beneficioso. Entre otras cosas, también encierra un significado simbólico muy profundo, porque remite a la infancia, a la relación con la madre, a compartir emociones. Es una comunicación no verbal muy poderosa”.

La trabajadora social y psicoterapeuta de EE. UU. Virginia Satir (1916-1988), reconocida con varios doctorados honoris causa, incluyendo uno de 1978 en ciencias sociales de la Universidad de Wisconsin-Madison, y en 1986 un doctorado del Professional School of Psychological Studies, es citada en el artículo aludido, cuando se pregunta: ¿cuántos abrazos se necesitan al día? Satir prescribe estas dosis: “necesitamos 4 abrazos al día para sobrevivir. Necesitamos 8 abrazos al día para mantenernos sanos. Para crecer necesitamos 12 abrazos al día”.

Hasta los chinos se han involucrado en su importancia. Según el escrito que lleva por nombre “El contacto entre dos almas” de la autora ya referida, “en una guardería del este de China, en Yangzhou, se pidió a los padres que pagaran 80 yuanes (unos 10 euros) más al mes por un servicio especial. Es decir, para que los profesores abracen a sus hijos, sobre todo a la llegada y a la salida de la escuela”.

Pensando en los animales, Machado, asimismo, se preguntó: “¿existen otras especies que se abracen como los humanos?” respondiendo que “los simios ciertamente lo hacen, pero no solo ellos. Un ejemplo es el bonobo (Pan paniscus). Según Zanna Clay, psicóloga comparativa y del desarrollo y primatóloga de la Universidad de Durham (Reino Unido), este comportamiento es más común en el santuario de la República Democrática del Congo, donde se encuentran los ejemplares que han sido desarraigados por la caza de lo que sería en estado salvaje”.   

Reseñó que “este comportamiento, según Clay, tiene probablemente su origen en la conducta maternal de las hembras bonobos, que, como los humanos con un bebé, acunan a sus crías cuando son pequeñas. Los abrazos son más frecuentes en los jóvenes y suelen producirse después de que un bonobo haya sufrido un conflicto o estrés. Las pruebas apuntan a la probabilidad de que abrazar tranquilice a estos primates; los chimpancés (Pan troglodytes), parientes cercanos de los bonobos, también se abrazan”. 

¿Qué tanto mejora la salud?

Joana Machado de Oliveira finaliza su artículo expresando: se han observado cientos de especies que se ‘abrazan’ para darse consuelo y calor. Este gesto, por tanto, parece ser un signo universal de “paz y amor”. Continuando con su importancia, presentamos lo que al respecto se afirma en TecSalud, que en su web revela: “somos el Sistema de Salud del Tecnológico de Monterrey (México), líderes y expertos en atención, investigación, innovación y educación en salud”. El texto fue publicado el 30 enero 2023 y revisado por Alejandra Cortés.

Ella es Health Coach, es decir, entrenadora de salud, quien entre otras cosas comenta: “más allá de representar sentimientos y emociones, los abrazos impactan directamente en la salud, ya que está comprobado que reducen la depresión, la soledad, la ansiedad y el estrés; incrementan la confianza, la seguridad y generan buena salud. Por si esto fuera poco, el abrazo reduce los sentimientos de enojo y apatía, relaja los músculos, libera la tensión del cuerpo, incrementa la autoestima, disminuye la presión arterial y, al estimular el nivel de oxígeno en la sangre, rejuvenece el cuerpo y fortalece el sistema inmune al elevarse la serotonina”.

Para mayor certeza de sus afirmaciones, apoyada en la ciencia, manifiesta: “científicos de la Universidad de Duke, en Estados Unidos, aseguran que una persona necesita recibir abrazos y caricias desde sus primeros años de vida, para evitar que sus neuronas mueran por la ausencia del contacto físico. Cuando otras personas acarician o abrazan, se incrementan los niveles de oxitocina en la sangre, conocida como la hormona del amor”. Igualmente, enfatiza Cortés: Los brazos nos pueden reconfortar, hacernos sentir seguros, tranquilizar, pero también, pueden traer muchos beneficios emocionales, mentales y físicos”.

Abrazoterapia’
La mencionada entrenadora de salud cita los siete beneficios que da el recibir y dar abrazos: 1. Reduce el estrés y la ansiedad. 2. Baja el ritmo cardíaco y la presión. 3. Reduce el dolor, 4. Ayuda el sistema inmune. 5. Completa los 7 beneficios: mejorando el ciclo del sueño, la autoestima y las relaciones personales. 
 Desde su formación y experiencia, estima que “a través de la regulación de las hormonas, incluyendo la oxitocina y el cortisol, los brazos pueden afectar positivamente la respuesta de nuestro sistema inmune frente a las enfermedades. Eso no quiere decir que no te vayas a enfermar, sino que puede ayudar a disminuir los síntomas graves”. Y algo importante, el abrazo es una ‘medicina’ que no genera contraindicaciones, y nos cuesta nada. 
 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net