l
Opinión / SEPTIEMBRE 20 DE 2023

Vivir sin tantos planes

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

A veces dejamos de vivir nuestra realidad excusándonos en un futuro que no sabemos si va a existir.

Somos expertos en planear y planear, pensamos que vamos a ser eternos y planeamos actividades a mediano y largo plazo. Cuando hacemos esto le restamos importancia al único momento real que es el presente, el segundo que vivimos en cada momento.

A veces tendemos a quejarnos de ese presente y evitamos afrontarlo pensando que ya llegará el plan tan anhelado que hemos esperado por días o meses. ¿Será que merecemos solo esperar? ¿Será qué nuestra realidad nos aterra y buscamos en un plan la forma de escapar mentalmente de ella? Estas preguntas me surgen cuando pienso en tantas cosas que creamos como excusa para evitar esa realidad de la cotidianidad que también hace parte de nuestra vida.

Un ejemplo claro de lo anterior es cuando planeamos un viaje, lo hacemos con la expectativa de cada momento, planeamos cada cosa que vamos a hacer, pero cuando llegamos a el, solo estamos pensando en qué pasará al siguiente día o qué plan sigue. Es como si no pudiéramos simplemente existir disfrutando el presente. ¿Quién nos enseñó tanta neurosis?

Y hay algo que me inquieta más, es que cuando terminamos el viaje tenemos ansiedad por volver a nuestra propia realidad o cotidianidad como si esta no fuera suficiente para nosotros y para vivir cada día como una nueva experiencia también enriquecedora. Volvemos simplemente a planear y nos montamos en una idea nueva que nos da una energía de expectativa que hace que nos escapemos nuevamente.  

Tal vez la tesis es: nuestra vida no es tan real porque vivimos esperando el plan, el futuro y esperar hace que pongamos en pausa lo que deberíamos vivir y ser reales en el presente.  

He encontrado personas que planean varios años de su vida como si tuvieran la seguridad de tenerlos, planear y organizar su futuro es la forma de gastar el tiempo presente que es su realidad.

Debemos empezar a abrazar nuestro presente con la intensión de encontrar en él, la mejor expresión de nuestra vida. Sea cual sea tu experiencia actual es digna de vivirla intensamente para encontrar felicidad y un sentido en sí misma. Por algo los seres humanos vivimos experiencias individuales que nos llevan a aprender. Tal vez la clave está en ser más conscientes del día a día, del segundo a segundo. No pongamos pausa a ninguna realidad, no sobrevaloremos los planes, los viajes, las experiencias distintas, cuando podemos encontrar en la cotidianidad una forma de sentir y entender y amar nuestra realidad que será lo más seguro que tenemos.

Cuando alguien fallece joven siempre me pregunto ¿qué será lo que tenía planeado y no logró hacer? Tal vez esa persona dejó de hacer cosas reales por esperar algo que nunca llegó y que simplemente fue una idea de futuro que se convirtió en una ilusión.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net