l
Editorial / ABRIL 22 DE 2024

Trámite correcto

“Es preocupante observar cómo, en un tema tan crucial para el futuro de la ciudad, se hayan obviado los procesos de participación ciudadana y se hayan introducido modificaciones de manera opaca y sin un análisis riguroso”.

Trámite correcto

El pasado sábado la incertidumbre reinó en el concejo de Armenia con el proyecto de modificación del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de la ciudad. Con 13 votos a favor y 3 en contra, el acuerdo 01 de 2024, que busca una revisión excepcional del POT vigente desde 2009, tuvo que ser devuelto a la comisión primera por discrepancias jurídicas que aún no han sido aclaradas.

Entre las sombras que rodean este proyecto, se destaca la falta de claridad en las modificaciones presentadas a última hora por la administración municipal. Según los concejales de la oposición, estas enmiendas repentinas no solo carecían de explicación suficiente, sino que también representaban riesgos legales que podrían derivar en graves consecuencias para la ciudad, incluso para el mismo concejo. 

Aunque los 16 cabildantes presentes en la sesión de segundo debate coincidieron en la necesidad de resolver las ambigüedades legales, hubo discrepancias sobre el rumbo a tomar. Mientras que algunos abogaban por archivar el proyecto de inmediato, otros pidieron una revisión exhaustiva por parte de la comisión de origen para despejar las dudas pendientes.

Pero, ¿cuáles son estas dudas que mantienen en vilo a la ciudadanía de Armenia? El propio ponente del proyecto reconoció la existencia de vacíos, especialmente en lo referente al tratamiento de la plusvalía. Esta figura, crucial para el desarrollo urbano, genera serios interrogantes sobre su reglamentación y su impacto en el crecimiento planificado de la ciudad. 

Sin embargo, el problema va más allá de simples vacíos en el texto legislativo. Algunos incluso calificaron el proyecto como un “Frankenstein” hecho a pedazos. Esta descripción no solo denota la falta de coherencia y consistencia en la propuesta, sino que también apunta a una preocupante falta de transparencia y rigor en su elaboración.

Desde la administración municipal se insiste en la necesidad de esta modificación excepcional del POT como una medida crucial para la organización y desarrollo de la ciudad. Sin embargo, el fin no justifica los medios, la falta de una socialización adecuada del proyecto entre los representantes y habitantes plantea serias dudas sobre su legitimidad y su verdadera naturaleza consultiva.

Es preocupante observar cómo, en un tema tan crucial para el futuro de la ciudad, se hayan obviado los procesos de participación ciudadana y se hayan introducido modificaciones de manera opaca y sin un análisis riguroso de sus implicaciones legales y urbanísticas.

En este contexto de incertidumbre y falta de transparencia, es necesario que los concejales actúen con responsabilidad y diligencia para garantizar que cualquier modificación al POT se realice de manera justa, transparente y en consulta con todos los sectores afectados. El futuro de la ciudad está en juego, y no podemos permitir que decisiones apresuradas o mal informadas comprometan su desarrollo sostenible y equitativo.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by:Rhiss.net