l

Historia / ENERO 29 DE 2023 / 1 año antes

Reminiscencias de Maqroll el Gaviero, en Coello, Cocora

Autor : Álvaro Hernando Camargo Bonilla

Reminiscencias de Maqroll el Gaviero, en Coello, Cocora

Viaducto Álvaro Mutis Jaramillo.

Después de más de 350 años de uso del Camino del Quindío, en el año de 1914 surge la aspiración de prolongar la línea férrea entre Ibagué y Armenia, que cruzaría la cordillera por la depresión de Calarcá, obra que se empezó en 1929, y se paralizó desde el año 1949 y hoy permanece inconclusa.

Por esos tiempos se pensó y construyó el que se conociera como “Camino Nacional de Calarcá”, ruta previa a la actual carretera que cruzaba la Cordillera los Andes del Quindío, de Ibagué a Calarcá, construido por la Ley 21 del año 1911, en plenos albores de la fundación de la Villa del Cacique (1890), legislación que ordenó su apertura, consolidada con la firma de un contrato en Ibagué el 11 de marzo de 1913, entre Leónidas Cárdenas, gobernador del Tolima, y el ingeniero Hernando Jaramillo, su constructor.

Trazado que emprendía de la plaza de Ibagué y, en extensión de aproximadamente 80 kilómetros, llegaba Calarcá, luego de cruzar lugares como el Boquerón de Coello, Morrochusco, río Coello, Juntas de Cocora (corregimiento Coello – Cocora), donde se vadeaba el río Coello por un puente colgante de construcción mixta (mampostería madera), soportado sobre estribos de argamasa y sustentado por cables metálicos, con longitud de 20 metros y altura de 5 metros sobre el nivel de las aguas. De seguida, pasaba por Curalito, la Cerrajosa, el Tigre; río Anaime, donde se construyó un puente para alcanzar a Ibagué viejo (Cajamarca); continuaba por La Paloma, Perales, río Bermellón, la Lora, se ascendía a La Línea, rematando la cumbre e iniciaba el descenso, pasando por la Cucarronera, quebrada del Oso a Calarcá. Camino que motivó a colonos a establecerse en sus inmediaciones, vecindad que proporcionó atención a los viandantes y arrieros que con sus bueyes y mulas lo trasegaban constantemente.

En el año de 1928, con la obra de la actual carretera, paralela al camino de Calarcá, en el corregimiento de Coello – Cocora, paraje cruzado por las sendas antes descritas, por donde hoy los viajeros pasan raudos y desapercibidos, fue el lugar de inspiración literaria y poética del escritor colombiano Álvaro Mutis Jaramillo, paraje donde pasó los mejores años de su infancia y juventud, y en el que, por voluntad manifiesta antes de muerte, sus cenizas fueron esparcidas en las corrientes del río Coello.

“Todo lo que he escrito está destinado a celebrar, a perpetuar ese rincón de la tierra caliente del que emana la substancia misma de mis sueños, mis nostalgias, mis terrores y mis dichas. No hay una sola línea de mi obra que no esté referida, en forma secreta o explícita, al mundo sin límites que es para mí ese rincón de la región de Tolima, en Colombia”, expresó Mutis, quien falleció en Ciudad de México en 2013 a la edad de 90 años.

Lea también: Seis décadas después de la muerte de Teófilo Rojas Varón, ‘Chispas’

El poeta nació en Bogotá el 25 de agosto de 1923, vivió nueve años en Bruselas donde cursó primaria y parte de la secundaria en el colegio jesuita de San Michel. Autor de Maqroll el Gaviero, ha sido junto con García Márquez, de las mejores plumas de Colombia.

De origen paisa, su abuela nació en Salamina, su madre en Manizales, su padre, diplomático de carrera, quien fuera su tataranieto de Manuel Mutis, hermano del sabio José Celestino Mutis, que recorrió por esos lugares buscando sulfuro de mercurio, en el río Bermellón.

La casa de la finca cafetalera y cañera, ubicada en el corregimiento de Coello, Cocora, de propiedad de Jerónimo Jaramillo Uribe, abuelo materno del poeta, lugar de sus musas y reminiscencias juveniles nacidas de las travesuras y jugueteos de niños, del poeta y su hermano Leopoldo, en los socavones de las minas abandonados, disfrutando del agradable clima, el azulado firmamento, los verdes de las montañas, los trinos de la avifauna, los frondosos cafetales y cañaduzales y trapiches que extraían el jugo de la caña, que  aromatizaba el aire, todo junto, un cumulo de recuerdos inolvidables.

Del otrora romanticismo, solo queda la fría y asombrosa modernidad, representada en la majestuosidad de la nueva infraestructura vial, con sus monumentales obras. Precisamente, en ese histórico sitio, se levanta imponente un viaducto que cruza el cañón del Coello- Cocora, que, por fortuna, lleva hoy el nombre de nuestro extinto representante de la literatura colombiana en el mundo, denominado: viaducto Álvaro Mutis Jaramillo.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net